Tennesse Williams -- LA GATA SOBRE EL TEJADO DE CINC CALIENTE (EE.UU.)

Escrito por nohaydrama 07-09-2009 en General. Comentarios (0)

 
 
Elizabeth Taylor en la película dirigida por Richard Brooks en 1958
 
LA GATA SOBRE EL TEJADO
DE ZINC CALIENTE
 
Obra en tres actos,
segundo y tercero sin  interrupción,
original de
TENNESSEE WILLIAMS
 
 
Versión española de
ANTONIO DE CABO y LUIS SÁENZ La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  2
 
 
 
 
ANTECRÍTICA
 
"La gata sobre el tejado de zinc..."  fue la obra que consolidó la fama
internacional de Tennessee Williams, tras el gran éxito obtenido con "Un tranvía
llamado Deseo". Fiel a su estilo, la humanidad de sus personajes se impone, pese a la
brutalidad de las pasiones que arrastran y en las que se encuentran envueltos. Los
problemas que deben resolver son fuertes, apasionados, crudos en muchos momentos,
pero ellos intentan llegar hasta el final..., hasta la "verdad" de sus vidas. Cada uno
lucha por alcanzar esa verdad, que es su  única tabla de salvación y que, a la vez,
temen descubrirse a sí mismos. Por eso, cuando la encuentran, se la dirán a gritos,
cruelmente... Después, habrán encontrado la calma, la  serenidad, e intentarán
continuar su vida ayudándose y apoyándose los unos en los otros. Las pasiones con
que juega Williams en esta obra son eternas, pero vistas por un autor de nuestros días,
que no rehuye llegar hasta el melodrama, con tal de lograr el clima que necesitan sus
personajes para exponernos con toda claridad sus aparentemente simples, pero en
realidad complicadas psicologías hasta conseguir que les comprendamos, e incluso
disculpemos, pues son seres humanos como nosotros y, por lo tanto, complejos. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  3
Los que han acusado a Williams de valerse en todas sus obras de un ritmo y un
montaje cinematográficos tendrán ocasión de descubrir ahora a un Williams nuevo.
La acción de la obra transcurre en el espacio de unas horas y entre las cuatro paredes
de la habitación del matrimonio Pollitt en su plantación del delta del Mississipí.
Quiero asegurar que la versión española no difiere en nada de la obra original.
Se han mantenido los cortes que realizó el propio autor para la representación, y se le
han añadido algunas escenas nuevas. Se trata, pues, de una versión íntegra y
definitiva, de la obra, revisada por Williams. He de confesar que no ha sido una tarea
fácil. Había que mantenerse fiel al diálogo original, y, sin embargo, dar una
equivalencia española a las duras y fuertes palabras con que se expresan sus
personajes en inglés. No sé si habré conseguido la tarea que me impuse, pero puedo
asegurar que la he realizado con un gran cariño y respeto. Ha facilitado mucho mi
tarea la ayuda prestada por mi colaborador Luis Sáenz.
Y nada más. Ahora, esperar que la crítica y el público de Madrid juzguen esta
obra que ha despertado en todo el mundo las más apasionantes controversias.
ANTONIO DE CABO La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  4
 
 
 
 
 
 
 
 
A Aurora Bautista, intérprete ideal
de Maggie "La Gata».
 
ANTONIO DE CABO. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  5
 
 
Esta obra fue estrenada en el Teatro Eslava de Madrid
el 30 de Septiembre de 1959
con el siguiente
 
 
REPARTO
 
Margaret     Aurora Bautista.
Brick     Rafael Arcos.
Edith     Ana María Méndez.
Gooper     Ricardo Alpuente.
La madre      María Francés.
El abuelo      Antonio Prieto.
Rvdo. Tooker    José Miguel Rupert.
Dr. Baugh      Emilio Menéndez.
Dixie     María Jesús Lara.
Trixie     Marina García.
Sonny     Andrés González.
Lacey     Norberto Olmo.
Sockey    José Luis Martín.
 
Decorado: Manuel Muntañola
Director: José Luis Alonso. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  6
 
 
Paul Newman (Brick)
 
 
ACTO PRIMERO
 
 
Al apagarse las luces de la sala, se oirá una vieja canción del Sur, cantada
por un coro de negros. La escena se ilumina lentamente. 
Alguien está tomando una ducha en el cuarto de baño con la puerta
entreabierta. Durante toda la escena se oirá el ruido del agua.
(Se oye la voz de MARGARET y risas de niños. La música
baja.)
MARGARET.—¡Qué asco de niños! ¡Cómo me han puesto! (Aparece en la
galería y habla hacia fuera mientras se limpia el vestido.) ¡Monstruos, más que
monstruos!
BRICK.—¿Qué dices?
MARGARET.—Que uno de esos monstruos  sin cuello que tienes por
sobrinos, ha dejado caer encima de mi vestido un trozo de tarta y me ha
puesto perdida.
BRICK.—¿Qué decías, Maggie? El ruido del agua no me deja oírte.
MARGARET.—Decía que uno de esos monstruos sin cuello que tienes por
sobrinos, me ha manchado mi vestido  con un trozo de tarta, y por eso he
venido a cambiarme.
BRICK.—¿Por qué te empeñas en llamar monstruos sin cuello a los hijos
de mi hermano Gooper? La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  7
MARGARET.—Porque no lo tienen. Creo  que ya es una razón, ¿no?
Bueno, por lo menos yo no se lo veo. Sus enormes cabezas se hunden hasta la
barbilla en sus cuerpos, sin separación alguna. BRICK.—¡Es una lástima!
MARGARET.—¡Ya lo creo, porque resulta imposible agarrarles por el
cuello para retorcérselo!... ¡Son unos auténticos monstruos!  (Se oye fuera
gritar a los niños.) ¿Los oyes? ¿Los oyes gritar? No me explico dónde pueden
tener escondidas las cuerdas vocales.  Durante la cena me han puesto tan
nerviosa, que he estado a punto de gritar, pero me he contenido y le he dicho
a tu encantadora cuñada, si no podía  llevarse a sus no menos encantadores
niños a comer a otra parte. ¿Y sabes lo que me ha contestado? "¿Estás loca,
querida?... ¡Hacer una cosa así con los niños, el día del cumpleaños del
abuelo!" Y no llevábamos ni cinco minutos sentados a la mesa, cuando el
abuelo les gritó: "¿Por qué no os lleváis a comer a esos cerdos a la cocina...?"
¡Yo no sabía dónde meterme! Creí que me iba a dar un ataque de tanto
contener la risa.
(BRICK aparece en la puerta del cuarto de baño con una
muleta debajo del brazo derecho. Lleva un albornoz blanco,
una toalla alrededor del cuello y en el pie una babucha. Se
dirige al bar para llenar un vaso. MARGARET  le mira cuando
cruza ante ella.)
MARGARET.—¡Y ahora son cinco! ¿Qué será cuando llegue el sexto, que
ya está en camino? Tu hermano y tu  cuñada se pasan el día exhibiéndolos
como si fueran animalitos de circo...: Anda, amor mío, que vea el abuelo cómo
te sostienes sobre la cabeza... Cariño, ¿por qué no recitas el verso que
aprendiste para el cumpleaños del abuelito...? ¡Y tú, rey de la casa! ¿por qué
no haces esto... y lo otro... y lo de más allá? ¡Es para volverse loca! Sin olvidar
las continuas alusiones que hacen porque nosotros no tenemos hijos... Que un
matrimonio sin hijos, es  un matrimonio fracasado...  (Lanza una mirada, a
BRICK.) ¡Muy divertido!... ¿Verdad? ¡Pero repugnante!... ¡Se nota bien claro lo
que están tramando!
BRICK.—¿Qué insinúas, Maggie?
MARGARET.—¿Insinuar?... ¡Conozco bien sus planes!  (BRICK  se está
secando el pelo con la toalla. MARGARET se sienta, para dar más énfasis a su
declaración.)  ¡Están conspirando para que tu  padre te desherede! Y quieren
darse prisa, sobre todo ahora que sabemos que el abuelo tiene cáncer.  (Se
oyen pasos en la lejanía. MARGARET se está cepillando el cabello en el tocador.
Coge el espejo de mano y el rizador de pestañas y se levanta.) ¡Cuánta luz!
BRICK.—¿Estás segura?
MARGARET.—Segura? ¿De qué?
BRICK.—De que tiene cáncer.
MARGARET.—Esta tarde nos han entregado los análisis. Sí, los ha traído
el doctor Baugh y debo confesarte que no me sorprendió el resultado. (Baja las
persianas.) Desde que llegamos a esta casa, la primavera pasada, adiviné los
síntomas del cáncer en la cara de tu padre. Y estoy segura de que tu hermano
y tu querida cuñada también lo adivinaron. Por eso se decidieron a pasar aquí La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  8
el verano con toda su tribu... ¿A qué vienen, si no, sus continuas alusiones a la
Colina del Arco Iris?... ¿Sabes lo que es la Colina del Arco Iris?... ¡Pues el
sanatorio a donde se envía a los alcohólicos adinerados y a los artistas de cine
neurasténicos!
BRICK.—Yo no soy ningún artista de cine.
MARGARET.—Ya lo sé. Pero eres el cliente ideal para... ese sanatorio, y
acabarán por enviarte allí una temporadita. Claro que antes tendrían que pasar
por encima de mi cadáver... De esa  manera es como tu hermano piensa
deshacerse de ti y disponer de todo el dinero... ¿Qué te parece el panorama?
¿Es que vas a consentir que nos cierren la bolsa y se salgan con la suya?...
¿No contestas?... No, claro... es que tú haces todo lo posible para ayudarles en
sus proyectos. Has dejado de trabajar y te has dedicado únicamente a beber y
a hacer excentricidades... Como la de está noche, por ejemplo... A las tres de
la madrugada has tenido que ir a saltar las vallas del campo de deportes de la
Universidad... ¿Y cuál ha sido el resultado de esa idea genial?... ¡Romperte el
tobillo!... ¿Ya has visto el periódico? "Un conocido ex atleta ha organizado esta
mañana una gran exhibición deportiva ante un público fantasma. Pero falto de
entrenamiento, nuestro antiguo campeón, se rompió un tobillo al saltar la
primera valla." Ya sabes que tu hermano tiene influencias en ese periódico.
Estoy segura de que ha hecho todo lo posible para, que publiquen la noticia.
(Se acerca a  BRICK.)  De todos modos, aún les  llevas ventaja... No la
desperdicies.  (BRICK  se ha dirigido a la galería.)  ¿Entiendes lo que quiero
decir?
BRICK.—No.
MARGARET.—Tu padre te adora y no puede soportar a tu hermano y,
sobre todo, a su mujer, a pesar de que le ha proporcionado una gran cantidad
de monstruos por nietos... Estoy segura de que odia a Edith con todas sus
fuerzas... No hay más que ver la expresión de su cara cuando tu cuñadita
empieza a hablar de su tema favorito: "La maternidad" y "La obligación que
tiene toda mujer de dar hijos a su esposo".... No se cansa de repetir la historia
de que se negó a que la anestesiaran al nacer los gemelos, porque: "la
maternidad es una experiencia que la mujer debe vivir en toda su plenitud,
para poder saborear la grandeza de ese maravilloso milagro"... Por eso obligó
a su virtuoso marido a estar presente durante el nacimiento de todos sus hijos.
(Todo esto lo ha dicho  MARGARET  con una gran dureza en la voz y una
agradable sonrisa que quita importancia a la dureza de sus expresiones.) Tu
padre comparte mi opinión sobre esa pareja de cuervos. Ni siquiera sabía con
exactitud cuántos hijos tenían. Durante  la cena les ha preguntado: "¿Cuántos
hijos tenéis?" Como si los acabara de conocer en aquel momento. Tu madre
pretendía hacernos creer que bromeaba, pero yo estaba segura de que no era
así... ¡Segurísima!... Cuando le dijo que tenían cinco y que el sexto ya estaba
en camino, vi en su cara una gran sorpresa. ¡Y no creo que fuera de su agrado,
precisamente!...  (Se oye a los niños gritar fuera.)  ¡Gritar, gritar todo lo que
queráis, monstruos! (Se vuelve hacia BRICK con una sonrisa que desaparece al
ver que éste no la escucha. BRICK  tiene la mirada perdida en el vacío. Esta
continua expresión de su marido, es lo que exaspera a MARGARET.) ...Siento
que no hayas podido bajar a cenar. Tu  padre, el pobre, te ha echado de La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  9
menos. ¡Es un encanto! No ha hecho más que comer, sin ocuparse de lo que
ocurría a su alrededor. Edith y Gooper estaban sentados frente a él, vigilándole
constantemente. Parecían un par de águilas dispuestas a caer sobre su presa.
¡Y para amenizar la cena no dejaban  de hablar de la inteligencia y de la
precocidad de todos sus monstruos!  (Se ríe y se acerca a primer término,
recreándose en la escena.) Si les hubieras visto sentados alrededor de la mesa
con unos ridículos gorritos de papel que tu cuñada les había puesto para
festejar el acontecimiento, te mueres de risa. Durante toda la cena, tu
hermano y su mujer, no han dejado de hacerse señas con el codo y con las
rodillas. Incluso tu madre, que es un ángel y que nunca se da cuenta de nada,
lo notó y preguntó a Gooper con la mayor inocencia: Gooper, ¿por qué no
dejáis de haceros señas por debajo de la mesa?... Casi me atraganto de risa...
(MARGARET se ha sentado en el tocador y no puede ver la cara de BRICK. Éste
la contempla con una mirada indefinida, no se sabe si divertido, con disgusto,
o desprecio.) En el fondo, tu hermano creo que dio un gran paso social cuando
consiguió casarse con Miss Edith Flyn... De la célebre familia Flyn de
Memphis... (Mientras habla va de un lado a otro de la habitación, parándose de
vez en cuando para mirarse en el espejo.) Y el único éxito mundano de Edith,
se reduce a haber sido elegida Reina del Algodón... ¡Vaya un éxito!... ¡Tener
que desfilar por las calles de Memphis sobre una carroza, sonriendo y tirando
besos a todos los imbéciles que están viendo el desfile! (Se calla de pronto y
mira a BRICK a través del espejo. Suspira al ver la expresión de éste. Se nota
que está conteniéndose y cuenta hasta diez. BRICK empieza a silbar.) ¿Por qué
me miras así?
BRICK.—¿Cómo?
MARGARET.—Como he visto que me mirabas por el espejo... ¡Es una
mirada que me hiela la sangre...! Y no es esta la primera vez que te sorprendo
mirándome así en estos últimos tiempos.
BRICK.—(Sin inmutarse.)  Ni siquiera me di cuenta de que te estaba
mirando, Maggie.
MARGARET.—Pues yo sí. Y te exijo que me digas lo que pensabas.
BRICK.—Ya te he dicho que nada.
MARGARET.—¿Crees que no lo sé? ¿Crees  realmente que no sé lo que
piensas?
BRICK.—¿Qué es lo que sabes, Maggie?
MARGARET.—Estás pensando que yo no soy la misma de antes... que me
he vuelto dura... nerviosa..., cruel...  (Repite la palabra antes de una corta
pausa y con mucha dureza en la voz.) ...cruel. Es eso lo que piensas ¿verdad?
Ya sé que no soy suave y delicada, pero es que no puedo serlo. (De pronto se
calla.) ¡Brick! ¡Brick!...
BRICK.—(Levantándose y yendo hacia el bar.) ¿Ibas a decir algo?
MARGARET.—Sí; que me encuentro sola... Muy sola, Brick...
Terriblemente sola. 
BRICK.—Eso le ocurre a todo el mundo. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  10
MARGARET.—No. ¡Yo estoy más sola que nadie! Vivir con el hombre que
se ama y que ese hombre no te haga caso... es mil veces peor que estar sola
del todo...
BRICK.—Maggie, ¿te gustaría recobrar la libertad?
(Pausa violenta.)
MARGARET.—(Aterrada.) No, no, no. ¡Eso sí que no!  (Un escalofrío de
terror recorre su cuerpo. Se nota que hace esfuerzos para no gritar y el gran
esfuerzo que le cuesta cambiar de conversación y hablar de cosas
intrascendentes.  BRICK  ha hecho un gesto de desaliento y ha vuelto a
tumbarse sobre el sofá, silbando.) ¿Te encuentras mejor después de la ducha?
BRICK.—Sí.
MARGARET.—¿Estaba fría el agua?
BRICK.—No.
MARGARET.—Pero ahora te encuentras bien ¿no?
BRICK.—Sí, tengo menos calor.
MARGARET.—Yo sé de algo que te refrescará. Una fricción de alcohol o
de agua de colonia.
BRICK.—No; me recordaría la época en  que me entrenaba. ¡Y hace ya
tanto tiempo de eso!
MARGARET.—No tanto; aún podrías jugar si quisieras.
BRICK.—¿Tú crees?
MARGARET.—Se dice que la bebida destroza a los hombres. No es ése tu
caso.
BRICK.—Sin embargo empiezo a encontrarme débil.
MARGARET.—Tarde o temprano, la bebida relaja los músculos... es
natural. Tu amigo Skiper ya empezaba a notarlo cuando... (Se para en seco al
darse cuenta de lo que ha dicho.) Perdóname. No he debido recordar... Si al
menos no siguieras conservando el mismo aspecto de antes, mi suplicio sería
más llevadero... Desde que te aficionaste a la bebida parece que estás más
atractivo... (Desde abajo llega el ruido y el murmullo de las voces de los que
están jugando al croket en el jardín.) ...Claro que tú siempre has poseído una
gran cualidad: la indiferencia total... Sabes jugar, sin que te importe perder o
ganar la partida... y ahora que la has perdido... Bueno, perdido no... Ahora
que te has retirado del juego, tienes el extraño encanto del que ha renunciado
a todo. Tu aspecto es tan indiferente... tan frío... que te envidio. (Se oye una
música en la lejanía y el ruido de los que están jugando al croket, mezclado
con el canto de un pájaro. La luna acaba de salir blanca, con un leve reflejo
rojizo.) Están jugando al croket... La luna acaba de salir... (Volviéndose hacia
BRICK.) Eras un enamorado maravilloso... tan dulce... tan suave... Tu manera
de amar era irresistible. Te mostrabas tan seguro y tan indiferente a la vez...
Todo lo hacías con la mayor naturalidad... Con una calma perfecta... como si
cedieras el paso a una señora o la ayudaras a sentarse a la mesa, sin sentir el
menor deseo por ella. Para ti el amor no tenía más importancia que todo eso y, La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  11
sin embargo, era precisamente eso, tu indiferencia lo que te hacía más
atrayente. Si pensara que no me ibas a volver a amar, que nunca más ibas a
tenerme entre tus brazos para besarme, bajaría corriendo a la cocina, cogería
el cuchillo más grande que encontrara, y me lo clavaría en el corazón... te lo
juro, como también te juro que yo no abandono la partida tan fácilmente.
Continuaré en la lucha hasta el último segundo, y venceré. Estoy segura.
¿Sabes cuál es la mayor victoria de una gata sobre un tejado de zinc caliente?
Resistir en él todo el tiempo que le sea posible, hasta el último segundo. (Se
oyen voces de los que juegan al croket. BRICK levanta la cabeza y escucha las
voces.  MARGARET  va a sentarse a su lado.)  Por favor, Brick, dime lo que
estabas pensando antes cuando me  mirabas. ¿Pensabas... en Skiper?...
Perdóname. No puedo callar más.  (BRICK se levanta y va hacia el bar. Llena
un vaso y lo vacía de un trago.  Ella se levanta y le sigue.)  Callando no se
arreglan las cosas. Es como atrancar la puerta de una casa que está ardiendo
para impedir que salga el fuego. Por eso, cuando encerramos dentro de
nosotros una idea, ésta sigue creciendo, creciendo, creciendo como el fuego,
hasta que nos ahoga...
(MARGARET pone su mano sobre la muleta. Él se aparta
bruscamente y se dirige hacia  el centro. La muleta cae al
suelo.  BRICK  se dirige hacia el sofá saltando sobre un pie,
con el vaso en la mano.)
BRICK.—Dame la muleta.
MARGARET.—(Tendiéndole los brazos.) Apóyate en mí.
BRICK.—No. Dame la muleta.
MARGARET.—(Corriendo hacia  BRICK  y rodeándole  con  sus brazos.)
Apóyate en mi brazo.
BRICK.—(Rechazándola violentamente.) No, no quiero. ¡Te he dicho que
me des la muleta!
MARGARET.—(Corre y le tira la muleta con el pie.)  ¡Ahí la tienes! Y no
grites de ese modo. En esta casa las paredes oyen. (Cogiendo la muleta.) Es la
primera vez, desde hace mucho tiempo, que te oigo gritar. ¿Es que empiezas a
perder el control de tus nervios? Eso es buena señal. Todavía nos queda una
pequeña esperanza.
BRICK.—(Se dirige de nuevo al bar, llena un vaso; mira a MARGARET y la
sonríe fríamente.) El milagro no se ha producido aún, Maggie.
MARGARET.—¿Qué milagro?
BRICK.—Es una especie de chasquido que siento en la cabeza cuando ya
he bebido lo suficiente. Después de ese chasquido, ya nada tiene importancia
para mí. ¿Quieres hacerme un favor?
MARGARET.—¿De qué se trata?
BRICK.—Baja un poco la voz. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  12
MARGARET.—(Susurrando.) Voy a hacerte ese favor. Hablaré más bajo,
e incluso estoy dispuesta a callarme, si tú me prometes no beber más hasta
que la fiesta haya terminado.
BRICK.—¿Qué fiesta?
MARGARET.—La del cumpleaños del abuelo.
BRICK.—La había olvidado.
MARGARET.—Por suerte estoy yo aquí para recordártelo.
BRICK.—Sí, por suerte estás tú aquí.
(Toda esta conversación ha  sido entrecortada por la
fatiga. Son como  dos niños que acaban de pelearse. Se
miran fijamente jadeantes y nerviosos por la tensión
mantenida. MARGARET  va hacia la mesita de noche y coge
una pluma y papel.)
MARGARET.—Sólo tienes que escribir unas palabras en esta tarjeta.
BRICK.—(Dirigiéndose indiferente hacia la galería.) Escríbelas tú misma,
Maggie.
MARGARET.—Tienes que hacerlo tú. Es tu regalo, Brick. Yo ya le he dado
el mío. Tiene que ser tu letra.
(De nuevo empieza la tensión entre ellos y conforme
hablan van levantando el tono de voz.)
BRICK.—Si yo no he comprado nada.
MARGARET.—Lo compré yo por ti.
BRICK.—Pues, entonces, eres tú quien debe escribir la tarjeta.
MARGARET.—¿Para que se dé cuenta de  que te has olvidado de su
cumpleaños?
BRICK.—Pues bien, sí, lo he olvidado.
MARGARET.—No hace falta que lo digas.
BRICK.—No quiero engañarle.
MARGARET.—(Acercándose a  BRICK.) Sólo tienes que escribir: "De tu
hijo que te quiere, Brick".
BRICK.—(Gritando.) ¡No!
MARGARET.—Escríbelo; es muy importante, para él y para nosotros.
BRICK.—No me gusta que me digan lo que debo hacer. ¿Ya has olvidado
las condiciones que acepté para que continuáramos viviendo juntos?
MARGARET.—Tú no vives conmigo, Brick. Únicamente compartes la
misma jaula.
BRICK.—Esas fueron las condiciones...
MARGARET.—Pero me es imposible cumplirlas. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  13
BRICK.—Perfectamente, entonces ¿por qué no...?
MARGARET.—¡Calla!  (Se  vuelve   hacia  la  puerta.)  ¿Quién está ahí?
¿Quién está escuchándonos?
(Se oye la voz de EDITH desde fuera.)
EDITH.—¿Puedo entrar un momento?
MARGARET.—¡Ah! ¿Eres tú? Pasa, Edith.
(Entra EDITH con un arco y unas flechas en la mano.)
EDITH.—¿Es tuyo esto, Brick?
MARGARET.—(Acercándose a BRICK.) No; es mío. Es un pequeño trofeo
de Diana que gané en un concurso universitario.
EDITH.—Dejar estas cosas al alcance de unos niños sanos y vigorosos
como los míos, es peligroso. Las criaturas son muy aficionadas a las armas.
MARGARET.—A los niños sanos y vigorosos, se  les debe enseñar a no
tocar las cosas que no les pertenecen.
EDITH.—(Abrazando a  MARGARET  con gesto de indulgencia.)  Maggie,
hablas así porque no tienes hijos. Si los tuvieras, te darías cuenta de que lo
que acabas de decir, es imposible. ¡Por favor! Guárdalo con llave en un sitio
donde no puedan encontrarlo.
MARGARET.—Tranquilízate, nadie en esta casa desea la muerte de tus
encantadores hijos.
(Se  dirige  hacia  el cuarto de  baño para guardar el
arco y las flechas.)
EDITH.—¿Cómo va ese tobillo, Brick?
BRICK.—Ya no me duele.   
EDITH.—¡Qué pena que no hayas bajado! Después de cenar los niños han
ofrecido al abuelo un maravilloso espectáculo. Polly ha tocado el piano, Buster
y Sonny el tambor; luego han apagado las luces y Dixie y Trixie, vestidas de
hadas, han bailado una preciosa danza. El abuelo estaba radiante de felicidad.
(MARGARET saliendo del cuarto de baño con una sonrisa
irónica.)
MARGARET.—¡No sabes, querida Edith, cuánto siento habérmelo perdido!
Y a propósito, ¿puedes decirme por qué has puesto nombre de perro a todos
tus hijos?
EDITH.—¿Nombre de perro?
MARGARET.—(Que después de haber hecho esa impertinente
observación ha ido a levantar las persianas, al pasar por el lado de BRICK, le
guiña un ojo.) Sí. Dixie, Trixie, Buster, Sonny y Polly. Parece el anuncio de un
circo: "Los cuatro perritos sabios y el lorito parlanchín".
EDITH.—(Haciéndola frente.)  ¿Por qué te empeñas en enseñar siempre
tus uñas? La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  14
MARGARET.—¡Porque soy una gata! No sabes aguantar las bromas,
Edith.
EDITH.—Me gustan las bromas cuando tienen gracia. Conoces muy bien
los verdaderos nombres de mis hijos. Buster se llama Robert. Sonny se llama
Saunder. Trixie Marlene y Dixie...  (Se oye una voz desde abajo que llama:
Edith. EDITH, se acerca a la puerta y contesta.) ¡Ya bajo!
GOOPER.—¡Edith, baja;  el entreacto ha terminado!
EDITH.—iHuy! Ahora empezará la segunda parte; voy en seguida.
GOOPER.—¿Qué tal el whisky, Brick?
MARGARET.—¡Siempre me quedo sin saber cómo se llama Dixie!
BRICK.—Maggie, ¿por qué eres siempre tan irónica?
MARGARET.—¿Irónica yo?  (Cambiando de conversación se  dirige al
cuarto de baño.) Voy a prepararte el traje blanco que compramos en Roma y
una camisa. Y vas a ponerte los gemelos de oro con zafiros que te regalé.
BRICK.—¿Cómo quieres que me ponga  los pantalones con el pie
escayolado?
MARGARET.—Ya verás como puedes. Yo te ayudaré. 
BRICK.—No pienso vestirme, Maggie.
(Pausa.)
MARGARET.—Entonces, ponte un pijama.
BRICK.—Sí, pero no te molestes. Sé ponérmelo solo.
MARGARET.—¡Ahí lo tienes!
BRICK.—Maggie, en estos últimos tiempos, tu voz suena siempre como la
de una mujer que subiera corriendo la escalera para avisar que la casa está
ardiendo.
MARGARET.—No te extrañe. Ya te he dicho que estoy como una gata
sobre un tejado de zinc al rojo vivo.
(Se oye cantar a los niños y las voces de alguna persona
mayor la canción "My irish ild Rose". No demasiado bien por
cierto.)
BRICK.—Pues bien, Maggie, salta de ese tejado. Salta de una vez. Ya
sabes que los gatos caen siempre de pie sin hacerse daño.
MARGARET.—Sí, eso dicen...
BRICK.—Hazlo de una vez, Maggie, y  busca a otro hombre que te
quiera...
MARGARET.—Eso es imposible. ¡Yo no quiero a nadie más que a ti!
Incluso cuando cierro los ojos, es a ti al único que veo, por mucho que me
esfuerce en evitarlo... ¡Oh, Brick! ¡Brick!... ¡Brick! ¿Cuánto tiempo va a durar
este suplicio? ¿No me has castigado ya lo suficiente?  (Se agarra
desesperadamente a los pies, de BRICK.) ¡Dime algo! ¡Contéstame!  (Le mira La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  15
implorante. De pronto se levanta y va  hacia la puerta, la abre y escucha la
canción que ha crecido en intensidad, y grita.)  ¡Y ahora un concierto! ¡Muy
bien! ¡Cantad, monstruos, cantad! ¡Y ahogaros de una vez!
(Con el pie cierra la puerta bruscamente y echa la llave.)
BRICK.—¿Por qué cierras?
MARGARET.—Para poder estar a solas contigo.
BRICK.—Maggie, sé razonable.
MARGARET.—No puedo serlo.
BRICK.—Todo esto es ridículo.
MARGARET.—No me importa.
BRICK.—Pues a mí, sí. Tu actitud me molesta.
MARGARET.—Aunque te moleste no me importa. Sólo te ruego que
intentemos cambiar nuestra manera de vivir. Yo no puedo seguir viviendo así.
BRICK.—Entonces... lo aceptaste.
MARGARET.—Ya lo sé, pero, ahora no puedo más.
BRICK.—Lo siento, pero no te queda otra solución.
MARGARET.— ¡No puedo más. No puedo más! ¡¡No puedo!!
(Coge a BRICK por los hombros y le sacude.)
BRICK.—¡Suéltame!
(Se aparta de ella, enérgicamente y para no caer se
apoya en el respaldo de la silla del tocador. Parece un león
atemorizado ante el domador. Ella le mira fijamente
tapándose la boca con la mano, asustada por lo que ha
hecho. Lanza gritos de terror histéricamente. Luego una
carcajada nerviosa.  BRICK  la mira fijamente muy serio y
luego la sonríe fríamente. De un empujón tira la silla al
suelo. Se oye fuera la voz de la  MADRE  llamando  a  la
puerta.)
MADRE.—¡Brick! ¡Brick, hijo!
MARGARET.—(Apoyada contra la puerta.) ¿Qué quieres, mamá?
MADRE.—Brick, tengo que darte una gran noticia, por eso he subido.
Estaba impaciente por decírtelo, (Se nota que hace esfuerzos con el picaporte
para abrir la puerta.) ¿Por qué cerráis la puerta con llave? ¿Tenéis miedo de
que haya ladrones?
MARGARET.—Brick se está vistiendo.
MADRE.—No será la primera vez que vea a mi hijo desnudo. Anda, abre
la puerta, Maggie, por favor.
(BRICK  entra en el cuarto de  baño cerrando la puerta
tras él.  MARGARET  abre. La MADRE  ha desaparecido del
pasillo.) La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  16
MARGARET.—(Gritando hacia afuera.)  Mamá.
(La MADRE  aparece en la puerta de la galería que está
justamente detrás de MARGARET. Se la nota muy agitada. Es
una mujer de unos sesenta años, más bien bajita y delgada.
Lleva un vestido de encaje negro y muchas alhajas. Se ve
que su familia ha sido de más categoría que la del ABUELO.)
MADRE.—(Entrando.) ¿Dónde está Brick? (MARGARET señala el cuarto de
baño. Se oye a BRICK silbar dentro de él.) ¡Brick, sal un momento, hijo! Sólo
el tiempo justo de darte la gran noticia. (Se vuelve hacia MARGARET.) Detesto
las puertas cerradas con llave.
MARGARET.—(Con fingida amabilidad y sentándose.)  Ya me he dado
cuenta, pero me parece que tenemos derecho a estar solos de vez en cuando
¿verdad?
MADRE.—No en mi casa, hija mía. ¿Por qué te has quitado el vestido? ¡Te
estaba tan bien!
MARGARET.—Sí, muy bien, pero uno de sus  simpáticos nietos lo tomó
por su servilleta.
MADRE.—(Cogiendo el vestido de encima de la cama y mirándole.) No se
nota mucho.
MARGARET.—Lo suficiente para que si lo llevara, Edith y Gooper lo
tomaran por una provocación. Gracias por su interés, pero yo sé lo que hago.
Son demasiado suspicaces, cuando se trata de sus encantadores niños.
MADRE.—(Gritando hacia el cuarto de baño.)  ¡Brick, date prisa que te
estoy esperando! (A MARGARET.) Eso son tonterías, hija; lo que ocurre es que
a ti no te gustan los niños.
MARGARET.—Está usted equivocada. Me encantan... cuando están bien
educados.
MADRE.—(Dulce y afectuosamente.)  Entonces, ¿a qué esperas para
tenerlos y educarlos a tu gusto?
(Se oye la voz de GOOPER llamando desde abajo.)
GOOPER.—Mamá, Betty y Bill están esperando para despedirse de ti.
MADRE.—(Asomándose a la galería.) ¡Diles que en seguida bajo!
GOOPER.— (Dentro.) Está bien.
MADRE.—(Volviéndose hacia el cuarto de baño.)  Brick, hijo, ¿puedes
oírme? Hemos recibido el informe de la clínica y es negativo, hijo. ¡Negativo! El
abuelo no tiene nada importante. Tan  sólo unos ligeros espasmos del píloro.
(Gritando más fuerte.) ¿Me oyes, hijo? Espasmos de píloro.
MARGARET.—Sí le oye.
MADRE.—¡Entonces, contesta! Ante una  noticia así deberías cantar y
bailar de alegría. Todos deberíamos hacerlo. Cuando a mí me lo han dicho me
he puesto a reír y a llorar a la vez, como una estúpida. No sabía lo que hacía.
Fue tal mi alegría que caí al suelo de rodillas dando gracias a Dios. (Se levanta La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  17
el vestido.) Mira, fíjate en los cardenales que me he hecho. El doctor tuvo que
ayudarme a ponerme de pie. (Se ríe histéricamente y abraza a MARGARET.) El
abuelo se puso furioso, pero ¿tú no crees que tengo motivos suficientes para
estar contenta? (Se vuelve hacia la puerta del cuarto de baño.) Después de la
ansiedad que hemos pasado estos últimos días, ha sido maravilloso haber
recibido el diagnóstico, precisamente  el día de su cumpleaños. Él tampoco
pudo ocultar su alegría, por más que se esforzó. Se le notaba que se había
quitado un gran peso de encima. El pobre casi se echó a llorar. (Se oyen voces
de despedida desde abajo. La  MADRE  se acerca a la galería y grita:)
¡Esperadme un momento, que ya bajo!  (Vuelve a entrar en la habitación.)
Acaba de vestirte, Brick;  ahora vamos  a subir todos aquí para terminar la
fiesta. (A MARGARET.) ¿Le duele mucho el tobillo todavía?
MARGARET.—No lo sé;  pregúnteselo a él. Quizá a usted se lo diga.
(Se oye un teléfono en el hall y la voz de un negro que
contesta.)
NEGRO.—Sí, sí; ésta es la residencia de Miss Polly. Miss Polly, llaman
desde Memphis. Es su cuñada.
MADRE.—(Contestando.)  Está bien, Sockey, ya voy.  (Abre la puerta y
sale. Se la oye hablar por teléfono con grandes gritos.)  ¡Sally, Sally! ¿Cómo
estás?... Sí, muy bien... Sí, claro... Precisamente iba a llamarte en este
momento... ¿Se cortó?  (Gritando más fuerte.)  ¡Iba a llamarte yo! Hay un
barullo horrible. ¿Me oyes bien ahora?... Sí. Acabamos de recibir el
diagnóstico. No tiene nada grave.  Únicamente una cosa que se llama
espasmos del píloro... Sí; del píloro... del... (Apareciendo en la puerta.) ¡Nada,
no me entiende!  (A MARGARET.) Maggie, por favor, ¿quieres ir a hablar con
esa estúpida sorda? Me voy a quedar sin voz.
(MARGARET  sale y se la oye hablar en voz baja y
dulcemente.)
MARGARET.—¿Miss Sally?... Soy Maggie, la mujer de Brick.. Encantada
de oírla... ¿Me oye usted bien?... Me alegro... Mamá quería decirla  que hemos
recibido el diagnóstico de la clínica  y que el abuelo sólo tiene unos ligeros
espasmos de píloro... Sí, del píloro... Eso es... Está bien miss Sally, se lo diré... 
Gracias...  Hasta pronto, adiós.. (Entrando de nuevo en la habitación.) Me ha
entendido todo perfectamente. A los  sordos no hay que chillarles, sino
hablarles más claro.
(Se oyen voces desde abajo que llaman a la MADRE.)
MADRE.—Ya voy. (Va hacia la puerta y al ir a salir señala con el dedo la
puerta del cuarto de baño y del bar, queriendo indicar que pregunta, si BRICK
está bebido. MARGARET se encoge de hombros para contestar que no sabe. La
MADRE pregunta entonces en voz baja.) No te hagas la tonta Maggie. Sabes
perfectamente que te estoy preguntando si... ya está...
MARGARET.—No; me parece que no, sólo  ha tomado una copa o dos
después de cenar.
(Sonríe.) La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  18
MADRE.—¿Y lo tomas a broma? Hay hombres que dejan de beber cuando
se casan, y otros que empiezan a hacerlo entonces. Brick jamás había tomado
una gota de alcohol antes de...                                                        
MARGARET.—(Cortándola.) ¿Acaso tengo yo la culpa?
MADRE.—No sé pero... Maggie, ¿haces feliz a Brick?
MARGARET.—¿Por qué no me pregunta usted si él me hace feliz a mí?
MADRE.—Porque yo sé, que...
MARGARET.—Pues bien, lo que usted sabe... es recíproco.
MADRE.—Maggie, aquí hay algo que no marcha bien. Tú no tienes hijos, y
Brick bebe... Bebe demasiado desde hace algún tiempo. (La vuelven a llamar.)
¡Ya bajo, ya bajo! (Se acerca de nuevo a la puerta pero se vuelve para decir:)
Cuando un matrimonio naufraga, la causa está aquí y no en otra parte.
MARGARET.—Es usted injusta conmigo... ¡Injusta! (La MADRE ha salido.
MARGARET se dirige al tocador, se contempla en el espejo y hablando para sí
misma dice:) ¡Maggie! ¡Maggie, la Gata! ¡Dime qué debo hacer!... ¡Dímelo!...
(Se abre la puerta del cuarto de baño y aparece BRICK.)
BRICK.—¿Y mamá?
MARGARET.—Se ha ido. (BRICK lleva en la mano un vaso vacío. Se dirige
al bar directamente silbando por lo bajo.  MARGARET  le sigue, moviendo la
cabeza, sin volver el cuerpo. Está pendiente de todos sus movimientos por el
espejo. De pronto se lleva una mano a la garganta como si tuviera dificultad
para respirar y se deja caer  en la banqueta del tocador.)  ¡Brick!... Brick, he
pensado mucho sobre todo lo ocurrido entre nosotros. Nuestro amor no se ha
extinguido lentamente, como ocurre en todos los matrimonios. El nuestro cesó
bruscamente... De golpe... Y estoy segura de que algún día se reanudará del
mismo modo... Completamente segura. Yo  he de hacer todo lo posible para
lograr que así ocurra. Por eso debo  continuar cuidándome, para que me
encuentres atractiva cuando vuelvas  a mirarme como me miran los demás
hombres... ¡Mírame, Brick!... Soy joven... ¡El tiempo no ha dejado sus huellas
en mí...! ¡Nada ha cambiado desde entonces!...  (Su voz se ha convertido en
una melodía. BRICK vuelve la mirada hacia ella. Por fin MARGARET ha logrado
captar su atención.) ...desde que me conociste. Los hombres vuelven la cabeza
cuando paso por la calle. La semana pasada, cuando fui a Memphis, me
dejaban pasar y lanzaban silbidos de admiración. En el golf... En el
restaurante...  En los almacenes... Cuando fui al cocktail que dio Alicia en
honor de sus primos, Sonny Maswel, ya sabes a quien me refiero, me seguía a
todas partes. Tuve que encerrarme en el tocador y darle con la puerta en las
narices.
BRICK.—¿Por qué no le hiciste caso?
MARGARET.—Debí hacérselo... pero no pude.
BRICK.—Sonny Maswel fue un gran atleta y ya sabes que tiene mucho
dinero. Debiste abrirle la puerta. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  19
MARGARET.—Estoy dispuesta a no darte ningún motivo para que puedas
pedir la separación.
BRICK.—No tengo intención de separarme de ti, Maggie, pero me
tranquilizaría que te volvieras a enamorar de otro hombre.
MARGARET.—No quiero exponerme a ese peligro. Prefiero continuar
sobre el tejado caliente. Además, para tramitar la separación hace falta dinero,
y tú no tienes un céntimo... Por lo  menos hasta que se muera tu padre,
aunque no creo que tardará mucho tiempo.
BRICK.—¿Por qué estás tan segura de eso? Ya has oído lo que ha dicho
mamá: el diagnóstico ha sido negativo.
MARGARET.—Eso es lo que cree ella, porque estaba delante cuando el
doctor leyó al abuelo el resultado de los análisis. Pero era falso. Pero cuando el
abuelo se haya acostado piensan decirle a ella toda la verdad. La enfermedad
está muy avanzada. No tiene remedio.
BRICK.—¿Y él no sospecha nada?
MARGARET.—Los enfermos nunca sospechan la verdad. Nadie se atreve
a decirles: va usted a morirse y no  podemos hacer nada. Siempre se les
engaña, porque siempre se espera un milagro. Hasta el último momento se
conserva la esperanza de que el milagro se realice. El sueño de todos los seres
humanos es vivir eternamente. Pero la mayoría creen que la eternidad está en
la tierra y no en el cielo...  (Se ríe de su discurso.)  Bien, ya sabes toda la
verdad...  (Encuentra los cigarrillos y enciende uno.)  Este es el último
cumpleaños que celebra el abuelo, pero no creas que somos los únicos que lo
sabemos en esta casa. Edith y Gooper fueron los primeros que telefonearon a
la clínica. Por eso se plantaron aquí con sus cinco monstruos... ¿Sabes por
qué?... Porque el abuelo aún no ha  hecho testamento. Nunca ha querido
hacerlo. Así es que su presencia aquí sólo tiene un objetivo: demostrarle por
todos los medios que tú eres un borracho y que yo no tendré nunca hijos. Ya
sabes que yo siempre he sentido un gran cariño por el abuelo...
BRICK.—Sí, lo sé.
MARGARET.—Siempre le he admirado, a pesar de sus groserías, porque
él es como es y no se avergüenza. Es un granjero y el dueño de la mejor
plantación de El Delta y, sin embargo, continúa tan sencillo y modesto como
en los tiempos en que sólo era aquí  el capataz de la Granja de Straw y
Ochello... Y hoy, al pensar que es su último cumpleaños y que dentro dé poco
va a morir... A morir. ¡Es horrible, Brick!... ¡Horrible! (Fuera se oyen las voces
de los niños y de los mayores que entonan a coro la canción de cumpleaños:
"Happy birthday".)  ...pero debemos hacer frente a la realidad. Se necesita
dinero para cuidar de un enfermo como tú, sin fuerzas para trabajar, y yo
estoy dispuesta a conseguirlo, luchando contra todo y contra todos.
BRICK.—No debes preocuparte por mí.                                 
MARGARET.—Pero, Brick, somos dos personas que están en una misma
barca que se hunde. Debemos cuidar el uno del otro... y necesitaremos dinero,
Brick. (BRICK se encoge de hombros.) ¿Quién va a pagar tu whisky? ¿O es que
te conformarás con beber Coca-Cola? Edith y Gooper están haciendo todo lo La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  20
posible para que tu padre te desherede. Nosotros debemos interponernos en
sus planes y ganarles la partida... ¡Y  podemos ganársela, Brick! Durante mi
vida, hasta que me casé contigo, he conocido la pobreza más horrible. ¡Tú no
puedes saber lo que es eso! Supón que te vieras obligado a andar kilómetros y
kilómetros con el tobillo roto para  conseguir una gota de whisky y que,
además, no tuvieras una muleta  en que apoyarte. Entonces quizá
comprenderías lo que es la privación. Sí... Todo lo que yo poseía, entonces, se
reducía a un par de vestidos desechados por el resto de los parientes ricos y
algunos títulos sin valor del Crédito Nacional. Mi padre bebía. Mi pobre madre,
para salvar las apariencias, se vio obligada a vender lo poco que nos quedaba.
El día de nuestra boda tuve que llevar el traje de novia de una tía de mi
madre... (BRICK ha salido a la galería. Se oye desde abajo la voz de un criado
que le saluda:  Voz.—¿Qué tal, Mister Brick? BRICK  levanta el vaso como
contestando a la pregunta.)  ...Cuando se es joven se puede soportar la
pobreza... pero cuando se llega a cierta edad, es necesario tener dinero. Ser
viejo y pobre es un suplicio insoportable. Hay que ser joven y rico, Brick, esa
es la única verdad que cuenta... Ahora tengo trajes, alhajas, y quiero luchar
para conservarlo todo. He pensado mucho en todo lo ocurrido y sé el momento
preciso en que me equivoqué: fue cuando te dije la verdad sobre Skiper. Fue
un error, un gran error. Nunca debí contártelo.
BRICK.—¡No vuelvas a hablarme de Skiper!
MARGARET.—Es preciso que comprendas que entre  Skiper y yo...
BRICK.—¡Ten cuidado,  Maggie! ¡Ten cuidado con lo  que dices! No
insistas en mezclarte en un asunto en el que nadie tiene derecho a inmiscuirse.
Es un juego peligroso... ¡ Demasiado peligroso!
MARGARET.—Peligroso o no, debo seguir adelante. Es preciso que
hablemos de una vez y para siempre. Es preciso que te diga todo, todo lo que
llevo dentro, te guste o no oírlo.
(Pausa.)
BRICK.—(Corre hacia la galería.) Trixi, Dixi. ¡Decidle a todo el mundo que
suba de prisa. Tía Maggie tiene una historia que contarnos!
(Se oye la voz de los niños que preguntan desde abajo:
¿Qué quieres, tío Brick?)
MARGARET.—Te advierto que no servirá  de nada. Si suben seguiré
hablando delante de todos. Les diré toda la verdad.
BRICK.—¡Saunders!  Dile a toda la familia que suba en seguida...
(Vuelve a entrar y avanza durante las siguientes frases,
hacia  MARGARET,  sosteniéndose en los muebles y con la
muleta en alto como electrizado.)
MARGARET.—¡Ten cuidado, Brick, con lo  que haces...! ¡Ya te he dicho
que seguiré hablando delante de todos! No cometas una locura.
(BRICK avanza amenazador.) La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  21
BRICK.—¡Cállate, Maggie, cállate! ¿No  ves que podría matarte si
quisiera?
MARGARET.—¿Y crees que me importaría mucho?
BRICK.—Tuve la suerte de conocer en mi vida una cosa hermosa y
sincera, y tú pretendiste, y sigues pretendiendo, mancharla con tus mentiras. 
MARGARET.—¡Eso no es verdad, Brick...!  No es verdad.
BRICK.—No me refiero a tu amor, Maggie, sino a mi amistad con Skiper.
Era una amistad entre hombres, completamente pura y limpia... Y tú... tú la
manchaste, Maggie.
MARGARET.—No quieres comprenderme, Brick. Y el pobre Skiper...
BRICK.—Me casé contigo, Maggie. Nunca lo hubiera hecho si hubiese sido
un...
(MARGARET  echa la cabeza hacia atrás con los ojos
cerrados.  BRICK  intenta golpearla  con la muleta y falla el
golpe.)
MARGARET.—No me acertaste, lo siento.  No sé por qué la gente se
empeña en aparentar lo que no es.  ¡Nadie es completamente bueno!  Yo sé
que no soy buena. Tampoco me  han  dado  ocasión  para serlo... Brick... Tu 
amigo Skiper ha muerto y yo estoy viva. Maggie, la Gata, está viva... Viva...
(BRICK la golpea de nuevo con la muleta y ella evita el golpe agachándose. Se
parapeta detrás de la cama y coge  una almohada para defenderse de los
golpes de  BRICK.  Éste cae al suelo en su esfuerzo por alcanzarla. Una niña
entra en la habitación. Lleva la cabeza adornada con plumas, como un indio
piel roja, y una pistola en la mano. Dispara en dirección a MARGARET gritando:
"¡Pan, pan, pan!". Se oyen risas desde abajo. MARGARET que también está en
el suelo, se levanta furiosa.) ¡Niña, tu madre, o quien te esté educando, ¿no te
ha enseñado que se llama antes de entrar en una habitación?
DIXIE.—¿Qué haces en el suelo, tío Brick?
BRICK.—Intentaba matar a tu tía Maggie, pero fallé el golpe.
MARGARET.—Dale la muleta a tu tío, se rompió el tobillo anoche al saltar
unas vallas.
DIXIE.—¿Y por qué saltabas las vallas, tío Brick?
BRICK.—Porque en otro tiempo solía hacerlo, y a las personas mayores
les gusta hacer las mismas cosas de cuando eran jóvenes, sin querer darse
cuenta de que ya no pueden...
MARGARET.—Tu tío tiene razón. ¡Anda, haz el favor de marcharte!
(DIXIE vuelve a disparar la pistola, en dirección a MARGARET.) ¡Monstruo!
(Le arranca la pistola de la mano y la tira por la galería.
DIXIE la contesta con la crueldad propia de los niños:)
DIXIE.—Eres una envidiosa, tía Maggie. ¡Tienes celos de mamá porque tú
no puedes tener hijos! La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  22
(Sale corriendo. MARGARET la persigue hasta la puerta y cierra ésta de un
portazo. Luego se queda recostada en ella, jadeante. Pausa larga, BRICK  ha
llenado uno de sus vasos y se ha sentado en la cama.)
MARGARET.—¿Te das cuenta, Brick? Hasta  los niños me echan en cara
que no tengo hijos. ¡Es horrible!  (Pausa. Se oyen voces que suben por la
escalera.)  El otro día fui a consultar a un  doctor en Memphis... Me examinó
detenidamente y no encontró ninguna razón para que no tengamos hijos... Y
ahora es el mejor momento, Brick. ¿Me entiendes?... ¿Me has oído?
BRICK.—Sí, te he oído, Maggie. Te he oído.  (Se vuelve y la mira fijo.)
Pero, ¿cómo piensas tener un hijo con un hombre que no puede soportarte a
su lado?
MARGARET.—Ese es el problema que tengo que solucionar. Tiene que
existir una solución y estoy dispuesta a encontrarla...
(Se apagan las luces.)
 
 
FIN DEL ACTO  PRIMERO La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  23
 
Burl Ives (El Abuelo)
 
 
ACTO  SEGUNDO
 
 
(La acción continúa. No hay  lapsus de tiempo entre un
acto y otro. MARGARET y BRICK , están en la misma posición
que al final del acto anterior.)
 
MARGARET.—(Desde la puerta.)  ¡Ya están aquí!
(El primero en entrar es el ABUELO. Un hombre alto y
corpulento de mirada dura. Sus movimientos son lentos para
no delatar su debilidad, su enfermedad, o quizá para
ocultársela a sí mismo.)
ABUELO.—Hola, Brick. Buenas noches.
BRICK.—Buenas noches y feliz cumpleaños.
ABUELO.—¡Bah, tonterías!...
(Se oyen voces que se acercan por la galería. GOOPER y
el REVERENDO TOOKER, aparecen por la misma. Se paran un
momento antes de entrar, mientras  GOOPER  enciende un
cigarrillo.)
GOOPER.—He leído en el periódico que le han regalado una vidriera
nueva para la iglesia.
REVERENDO.—¡Ya era hora! San Pablo de  Granada tiene tres y muy
hermosas por cierto. Han costado más de dos mil quinientos dólares.
GOOPER.—¿Y quién la regaló? La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  24
REVERENDO.—La viuda de Clayde Fleicher.
GOOPER.—El mejor regalo para la iglesia sería un buen sistema de
refrigeración.
(En este momento entran EDITH, la esposa de GOOPER,
que viene hablando con el DOCTOR BAUGH, el médico de la
familia. Entran por la puerta del hall.)
EDITH.—Este año los hemos vacunado contra el tifus, la difteria, la
poliomielitis... Oye, Gooper, ¿qué enfermedad fue aquella que padecieron
todos los niños a la vez el año pasado?
MARGARET.—(Antes de que conteste GOOPER.) Brick, pon la radio. Para
celebrar una fiesta es imprescindible un poco de música.
BRICK.—Ponla tú.
MARGARET.—Ya sabes que yo no sé. Me armo un lío con tantos botones.
(Se entabla una conversación general, de manera que la
habitación parezca una jaula de grillos. Nadie se entiende. El
único que continúa tranquilo es BRICK, que no ha perdido su
sonrisa. Naturalmente, no hace caso a la petición de
MARGARET. Al darse cuenta, EDITH enciende la radio.)
GOOPER.—(Al  REVERENDO  refiriéndose al aparato de radio.)  Se la
regalamos nosotros en el tercer aniversario de su matrimonio.
(El altavoz de la radio deja oír la voz estridente de una
cantante de ópera.)
ABUELO.— ¡Apagad ese maldito aparato!
(Se hace un silencio que es interrumpido por el parloteo
de la MADRE que entra en la habitación por el hall.)
MADRE.—¿Dónde está Brick?... ¿Dónde está mi hijo?...
ABUELO.—Será mejor que volváis a poner la radio. Prefiero sus gritos a
estos otros.
(Todos ríen la broma. El  ABUELO  es famoso por sus
ataques a la MADRE.  Ella es, a veces, quien más se ríe de
estas impertinencias. El ABUELO es demasiado cruel con ella,
y para que no se den cuenta de que sufre con sus ataques,
ella misma se ríe más que nadie. En esta ocasión,
precisamente, pretende estar más  alegre   que   en ninguna
otra, porque desea  que  todo sean risas y alegría alrededor
del ABUELO.)
MADRE.—(Dirigiéndose a BRICK.) ¡Ah, estás ahí, hijo mío!... ¿Qué es lo
que tienes en la mano?... Deja eso, Brick... ¡Anda, déjalo!
(BRICK entrega su vaso a la MADRE  y todos ríen.)
GOOPER.—¡Y obedece! ¡Es increíble! La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  25
MADRE.—La oveja descarriada... El hijo malo... ¡Ven aquí! ¡Dale un beso
a tu madre! ¡Mirad, mirad cómo se aparta! No puede sufrir que le besuqueen.
(Se vuelve a GOOPER.) ¡Ay! Quitad eso. La radio es un invento insoportable.
(Se deja caer en una silla.) ¡Qué tonta! ¿Dónde demonios me he sentado? Esta
noche quiero estar cerca de mi marido, para poder flirtear con él. (El ABUELO
la ha estado mirando con ojos atentos y divertido, desde el momento que ha
entrado en la habitación.) Querido Doctor, ayúdeme a levantarme. ¡Déme la
mano, por favor!
DOCTOR.—¿No será alguna de sus bromas, mistress Pollitt?
MADRE.—¿Una broma? Déme la mano y déjese de historias. (El DOCTOR
la alarga la mano y al tirar de ella cae en su regazo. Gran carcajada general.
Entre las risas se oye a la MADRE.) ¿Han visto nunca algo parecido? ¡Un doctor
en brazos de su paciente!
(La  MADRE  es famosa en todo el Delta por sus
payasadas.  MARGARET  mira la escena indulgentemente,
mientras sorbe con tranquilidad una Coca-Cola. No deja de
mirar a  BRICK  mientras bebe.  EDITH  y  GOOPER  cambian
miradas significativas sobre todo lo que está ocurriendo.
LACEY  y SOCKEY,  los dos  criados mulatos, atisban desde la
galería esperando la señal para entrar el pastel de
cumpleaños y el champagne. El ABUELO no parece divertirse
mucho con la escena. Piensa en su enfermedad. No está muy
conforme con los informes que  ha recibido de la Clínica.
Parece adivinar, por la cara del doctor, que éste no le ha
dicho lo que pensaba. Por eso está molesto con todo este
jolgorio.)
ABUELO.—¿Quieres estarte quieta de una vez? Eres demasiado vieja para
esas payasadas, y además, tienes la tensión muy alta. Te puede dar un ataque
en cualquier momento.
MADRE.—¿Qué me importa la tensión? Hoy sólo tenemos motivos para
estar todos muy alegres. ¡Celebramos tu cumpleaños! Hay que divertirse.
(Da unas palmadas.)
(Entran  SOCKEY  y  LACEY  con un gran pastel de
cumpleaños, botellas de champagne y copas. Las botellas
van adornadas con cintas blancas.  EDITH  y  GOOPER
empiezan a cantar el "Happy Birthday"... Todos los presentes
continúan la canción, incluidos los criados negros.
Únicamente  BRICK  permanece al margen de todo esto. La
MADRE rompe a llorar.)
ABUELO.—¿Qué te ocurre ahora, Ida?
EDITH.—Llora de felicidad.
MADRE.—Sí, soy muy feliz. Muy feliz y no puedo ocultarlo.
EDITH.—¡Niños, niños; fuera al jardín! La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  26
MADRE.—(Se dirige a BRICK.) Brick, ya sabrás la noticia que ha traído el
doctor Baugh sobre la enfermedad de tu padre. Dice que no tiene nada. Ahora
es cuando puedo confesaros que yo estaba muerta de miedo.
MARGARET.—(Cortando la conversación.)  Brick, creo que ha llegado el
momento de que le entregues el regalo a tu padre. (Al ver la mirada de BRICK
recoge el paquete caprichosamente envuelto y se acerca al  ABUELO.) Papá,
aquí tienes el regalo de tu hijo Brick.
MADRE.—¡Este año ha sido tu mejor cumpleaños! Además de todos los
regalos, has recibido una montaña de telegramas. ¡Todo el mundo te felicita!...
EDITH.—¿Qué le has regalado, Brick?
GOOPER.—¡Apuesto a que no tiene ni idea!...
MADRE.—Lo divertido de los regalos es no saber en qué consisten, hasta
que se abren. ¡Ah! Yo adoro los regalos. Anda, ábrelo pronto, abuelo.
ABUELO.—Toma, hazlo tú misma, Ida. Yo quiero preguntar una cosa a
Brick. (La MADRE desenvuelve el regalo nerviosamente.) ¡Acércate!
BRICK.—Ya sabes que no puedo andar.
ABUELO.—Sí, ya lo sé, y precisamente de eso quería hablarte.
MARGARET.—(Intentando desviar el asunto, saca de la caja que ha
desenvuelto la MADRE y extiende para que lo vean todos, un hermoso batín de
Cachemira.) ¡Mira qué hermoso batín!
EDITH.—¿No lo habías visto antes?
MARGARET.—¿Yo?
EDITH.—¡Qué gracia!
MARGARET.—(Volviéndose a ella sonriente.)  ¿Qué es lo que te hace
gracia? No entiendo lo que quieres decir.
ABUELO.—(Cortante.) ¡Callaros!
EDITH.—(Furiosa.) Me hace gracia que te sorprenda tanto ahora, cuando
fuiste tú quien lo compró en Memphis el sábado pasado...
MARGARET.—¿Yo?
ABUELO.—¡He dicho que os calléis!
EDITH.—Me lo dijo la dependienta que te lo vendió. Su cuñada ha estado
aquí hace un momento y ha comprado un precioso batín para el padre de su
marido.
MARGARET.—¡Has equivocado tu vocación! En lugar de haberte dedicado
a madre de familia, hubieras sido más útil a la humanidad haciéndote agente
del F. B. I.
ABUELO.—¡Callaros de una vez!
(En el silencio se oye la voz del DOCTOR  que termina
una explicación que estaba dando a GOOPER.) La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  27
DOCTOR.—Sí, sí. Los análisis por los colores es un método moderno...
(Se ríe alegremente, pero su risa queda cortada al ver la mirada que le dirige
el ABUELO.) ¡Perdón!
MADRE.—¡Por favor; lo estábamos pasando tan bien!
ABUELO.—Ida, ¿conoces un refrán que dice: "Quien mucho habla, mucho
yerra"? ¿Sí? Pues grábatelo bien en la cabeza.
(Pausa larga que es rota únicamente por una carcajada
de MARGARET,  la única que se da cuenta de lo grotesco de
la situación.)
EDITH.—(Levantando los brazos y haciendo mucho ruido con las pulseras
que lleva.) ¿Habrá mosquitos esta noche en el jardín?
ABUELO.—¿Decía algo la perfecta madre de familia?
EDITH.—(Sin querer darse cuenta de la ironía del  ABUELO.)  Sí. He
preguntado si nos comerían vivos los mosquitos si fuéramos a tomar el fresco
a la galería.
ABUELO.—(Cortando la conversación.) Brick, me han dicho que la noche
pasada has hecho tu reaparición en el Estadio de la Universidad.
MADRE.—¡Brick, tu padre te está hablando!...
BRICK.—(Sonriendo con el vaso en la mano.) ¿Eh?...
ABUELO.—Me han dicho que anoche estuviste saltando vallas en el
campo de deportes.
BRICK.—A mí también me lo han dicho.
ABUELO.—¿Se puede saber qué hacías allí a las cuatro de la madrugada?
¿Saltabas vallas o intentabas... asaltar a alguna jovencita?
MADRE.—¡Por favor, abuelo. Ahora que no estás grave, no tienes derecho
a decir groserías!...
ABUELO.—¡Cállate, Ida!
MADRE.—...y mucho menos a gastar esas bromas delante de Maggie.
ABUELO.—¡He dicho que te calles!
(Todos ríen fuerte dando muestras de un gran
nerviosismo. La MADRE se acerca, a EDITH y le dice algo en
voz baja.  BRICK mira a su padre con mirada fría y con su
eterna sonrisa en los labios. Esa misma sonrisa con la que
hace frente a todas las cosas,  como si las estuviera viendo
detrás de la pantalla que le proporciona la bebida.)
EDITH.—(Dulcemente.) Doctor Baugh, creo que será mejor que vayamos
a tomar el fresco al jardín.
(Le coge del brazo y se lo lleva por la galería.)
ABUELO.—Contéstame... ¿Qué diablos estabas haciendo allí a las cuatro
de la mañana? La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  28
BRICK.—Nada... Intentaba saltar las vallas, pero se conoce que se han
vuelto demasiado altas para mí.
ABUELO.—¡Y, naturalmente estarías borracho!
BRICK.—(Del que ha desaparecido la sonrisa, hace un gesto afirmativo.)
Si no, nunca lo hubiera intentado.
MADRE.—(Rápidamente.) ¡Abuelo, apaga las velas del pastel! 
MARGARET.—Yo propongo un brindis por el cumpleaños del abuelo...
ABUELO.—(Furioso.)  ¡Y yo propongo que os calléis de una vez!   ¡Basta
de idioteces!
MADRE.—(Enfrentándose con él.)  ¡No te consiento que hables así el día
de tu cumpleaños!
ABUELO.—¡Hablaré así, siempre que me de la gana, sea mi cumpleaños o
no! ¡Y el día que a alguien no le guste mi manera de hablar, ya sabe lo que
tiene que hacer... Largarse, largarse de esta casa!
MADRE.—Abuelo, no sabes lo que dices.
ABUELO.—Y tú, Ida... ¿sabes alguna vez lo que quieres decir? ¡No! ¡Y lo
que es peor es que jamás has sabido lo que estabas diciendo!
MADRE.—Estoy segura de que no sientes nada de lo que dices.
ABUELO.—¡Pues sí, lo siento! Hasta ahora he soportado todas vuestras
mezquindades, porque creía que me iba a morir... (La MADRE hace un gesto.)
...¡Sí, sí, y también lo creías tú y lo creían todos! ¡Confiesa que creías que me
iba a morir!... ¡Confiésalo! Estabas segura de que tenía una horrible
enfermedad y que no iba a durar mucho tiempo. Por eso dabas órdenes en la
casa y en la plantación como si ya todo fuera tuyo. Yo te veía andar de un lado
para otro, oía tu voz chillona por todos los rincones y... callaba... ¡Pero
ahora!...
MADRE.—Por favor, abuelo... ¿Qué va a pensar el reverendo?...
ABUELO.—¡Me importa un comino lo que pueda pensar!
MADRE.—Nunca te he visto tan excitado. ¿Qué te ocurre?
ABUELO.—¿Que qué me ocurre?... He soportado que me hagan cientos
de análisis. ¿Y sabes por qué?... Para  saber con certeza quién iba a ser el
dueño de esta casa dentro de unos meses. Pero ahora lo sé. ¡Yo, yo seguiré
siendo el único dueño de la plantación! ¡Métete esto bien en la cabeza, Ida! De
ahora en adelante, como siempre, el  único que dará órdenes en esta casa,
seré yo. Ese ha sido mi mejor regalo de cumpleaños... ¡Y este es mi pastel!...
¡Este mi champaña!... ¡Y esta mi fiesta!... ¡Yo fui quien levantó la plantación!...
Yo era el capataz de la vieja granja Straw y Ochello. Tuve que abandonar la
escuela y ponerme a trabajar en los campos de algodón, como si fuera un
negro. ¡De ese modo es como llegué a ser el capataz de la granja! Y cuando el
viejo Straw murió, me asocié a Ochello. Fue entonces, cuando todo esto
empezó a crecer y a crecer, extendiéndose cada vez más, hasta que se
convirtió en la mayor plantación del Delta del Mississipí. Ahora sé que lo único
que tengo son espasmos del píloro, y sé también que esos espasmos han sido La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  29
producidos por los disgustos, la hipocresía y las mentiras que me han rodeado
durante estos treinta años. Ya lo sabes, Ida. Y ahora... ya puedes soplar las
velas del pastel... ¡Anda, sóplalas!
MADRE.—¡Qué cruel eres!
ABUELO.—¡Cruel!...
MADRE.—Sí, ahora lo veo claro... Nunca has creído... Mejor dicho, nunca
has querido creer que yo te amaba de verdad.
ABUELO.—¡Hummm!
MADRE.— ¡Pues sí! Siempre, desde que nos casamos, te he querido con
locura... A pesar de tus groserías y de tus modales... Amaba, incluso, tu odio y
tu dureza...
(Se  levanta y sale rápidamente, llorando.)
ABUELO.—(Para sí mismo.)  ¡Tendría gracia... que fuera verdad!  (Pausa
larga durante la cual brilla un relámpago en el cielo. Es un reflejo de los fuegos
artificiales que están tirando desde el jardín. Llama:)  ¡Brick!... ¡Brick!...  (El
ABUELO está solo en la habitación ante el pastel de cumpleaños, con todas las
velas encendidas. BRICK aparece en la puerta de la galería apoyándose en la
muleta. MARGARET le acompaña.) A ti no te he llamado, Maggie. Quería hablar
a solas con Brick.
MARGARET.—No pensaba quedarme, abuelo.
(MARGARET besa a BRICK en la boca para despedirse de
él, y sale;  BRICK  se limpia los labios con el dorso de la
mano. Están solos BRICK y el ABUELO.)
ABUELO.—¿Por qué has hecho eso?
BRICK.—¿El qué?
ABUELO.—¿Por qué te has limpiado la boca, como si en vez de besarte te
hubiera escupido?
BRICK.—No sé... Lo he hecho... inconscientemente.
ABUELO.—¡Es curioso! Tu mujer es mejor y más atractiva que la de
Gooper y, sin embargo... hay algo en ellas que las hace parecer iguales...
BRICK.—¿Qué es?
ABUELO.—No sé cómo explicarlo... Pero... Las dos tienen la misma
expresión, la misma inquietud.
BRICK.—Les falta serenidad. Parecen dos gatas excitadas.
ABUELO.—Sí, sí. Eso;  eso es. Son como dos gatas...
BRICK.—...que estuvieran sobre un tejado de zinc al rojo vivo.
ABUELO.—¿Pero qué les producirá ese nerviosismo constante... Esa
extraña inquietud?... La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  30
BRICK.—Muy sencillo. Viven en medio de una gran plantación de catorce
mil hectáreas y las dos se han propuesto adjudicarse la mayor parte de la
misma cuando tú ya no existas.
ABUELO.—¡Adjudicarse! Pues si es así, les tengo reservada una sorpresa
que no van a tardar mucho en conocer. No pienso cederles mis tierras tan
fácilmente.
BRICK.—¡Bien hecho! ¡Déjalas que se arranquen los ojos!
ABUELO.—Puedes estar completamente seguro de que eso es lo que
pienso hacer. Voy a  sentarme cómodamente y me divertiré viendo cómo se
sacan los ojos esas dos hijas de perra. (Se ríe estrepitosamente.) ¡Bah!... ¡Este
cigarro me produce náuseas! Hay que reconocer que la mujer de Gooper es
una buena hembra. ¡Qué fertilidad, Dios mío! Esta noche ha sido necesario
añadir otra mesa para que pudieran cenar todos sus hijos. Ya son cinco y...
BRICK.—Sí, y el sexto está en camino...
ABUELO.—¡Es infatigable!... ¡Calla! ¡Calla! Me parece que están
escuchando detrás de la puerta.
BRICK.—Sí.
ABUELO.—(En voz baja.) ¿Quién será?
BRICK.—Alguien que se interesa por nuestra conversación.
ABUELO.—¿Gooper? (Llamando.) ¡Gooper!
(Tras una discreta pausa aparece EDITH por la puerta de
la galería.)
EDITH.—¿Llamaba usted a Gooper?
ABUELO.—¡Ah! ¿Eras tú?
EDITH.—¿Quiere algo de él?
ABUELO.—No. ¡No necesito nada de él, ni de ti! Lo único que quiero es
que me dejéis tranquilo mientras hablo con mi hijo Brick... Y dejo las puertas
abiertas porque hace mucho calor, pero si es necesario cerrarlas para poder
hablar, las cerraré aunque me ahogue. Odio a la gente que escucha detrás de
las puertas. ¡Dejadme en paz de una vez! ¿Me oyes, Edith?
EDITH.—Papá, yo...
ABUELO.—Te he visto, no mientas.
EDITH.—Es que...
ABUELO.—¡Estabas espiándonos!
EDITH.—(Sollozando.)  ¿Por qué es usted tan  cruel con los que le
queremos de verdad?
ABUELO.—Un día voy a hacer que os echen de la habitación que ocupáis
al lado de ésta. Lo que aquí ocurre entre Brick y Maggie, no os importa. Os
pasáis las noches escuchando todo lo que hablan, para ir luego a contárselo a
vuestra madre. ¡Me dais asco, asco! ¡La hipócrita ésta! La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  31
(EDITH vuelve la cara sollozando y cierra los ojos como
una mártir. Luego saca un pañuelo, se limpia, y sale con
grandes gemidos.)
BRICK.—¿Escuchan todo lo que hablamos?
ABUELO.—Sí. Y luego se lo cuentan a tu madre para que ella, a su vez,
me lo cuente a mí. Le han dicho... que tú no quieres dormir con Maggie, y que
por eso te acuestas en ese diván. Si ya no la quieres, ¿por qué no te separas
de ella? ¿Qué estás haciendo?
BRICK.—Servirme un whisky.
ABUELO.—Brick, creo que bebes demasiado.
BRICK.—Sí.
ABUELO.—¿Sabes que por eso has perdido tu empleo de cronista
deportivo en la televisión?
BRICK.—Sí.
(Sonríe a su padre a través del vaso.)
ABUELO.—Escúchame bien, hijo. —¡Y deja de jugar con esa luz!— Vivir
es muy importante... muy importante. Y  el hombre que bebe desperdicia su
vida. No lo sigas haciendo, hijo mío... Disfruta de ella el mayor número de
años posible... Ven, siéntate aquí, a mi lado. No me obligues a levantar la voz.
En esta casa hasta las paredes oyen.
BRICK.—(Cojeando va a sentarse a su lado.) Está bien, papá.
ABUELO.—¿Cómo has podido llegar a caer en este estado? ¿Una
desilusión?... ¿Un fracaso?...
BRICK.—No lo sé. ¿Lo sabes tú?
ABUELO.—¡Si lo supiera no te lo preguntaría!
BRICK.—Un  día me di cuenta de que tenía la boca pastosa... como si
estuviera llena de algodón; no podía articular palabra y...
ABUELO.—...abandonaste el terreno.
BRICK.—(Amable.) Sí, lo abandoné...
ABUELO.—Hijo...
BRICK.—¿Qué?...
(El  ABUELO  fuma profundamente y luego expulsa el
humo. Se lleva una mano a la frente.)
ABUELO.—Siempre que fumo con exceso me duele la cabeza.  (Se oyen
las campanas de un reloj.) ¿Por qué será tan difícil que dos personas hablen
con sinceridad?
BRICK.—¡Es verdad! (El reloj sigue sonando suavemente hasta completar
diez campanadas.) El sonido de ese reloj me hace mucho bien. Me tranquilizan
sus campanadas. ¿Tienes ganas de confidencias esta noche? La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  32
ABUELO.—Sí. El hombre es el único animal que tiene conciencia de que
va a morir, pero eso no le hace ser mejor ni más caritativo que el resto de los
animales.  (Arroja la muleta de  BRICK  sobre la cama.)  Sí, Brick. La bestia
humana sabe que tiene que morir ¿y sabes lo que hace?... Comprar, comprar,
comprar. Porque tiene la absurda esperanza de que entre esa montaña de
cosas inútiles que compra, se encuentra la vida eterna. ¡Qué equivocados
están!  (BRICK  se levanta y se dirige hacia el bar.)  Durante estos últimos
meses he vivido como una sombra. Sin pronunciar palabra; durante horas y
horas permanecía sentado en un sillón  contemplando el espacio... Una sola
idea me atormentaba... ¡La muerte! Pero hoy la he alejado de mí. Incluso me
parece que esta noche el cielo ha cambiado de color. Por eso hablo, hablo...
BRICK.—Yo prefiero el silencio...
ABUELO.—¿Por qué?
BRICK.—Es lo que más me tranquiliza.
ABUELO.—Ese silencio, que ansías, hijo mío, te llegará demasiado pronto,
antes de lo que quisieras. Brick, ¿has sentido alguna vez miedo? (Se levanta y
va a cerrar la puerta.) Espera un momento. Voy a cerrar aquí.
(La cierra como si fuera a revelar un gran secreto.)
BRICK.—¿Qué te ocurre?
ABUELO.—(Emocionado.)  Brick. Yo sé lo que es tener miedo. Más que
miedo, pánico. Sí, lo he sentido crecer dentro de mí durante todos estos
meses. Cuando creía tener...
BRICK.—¿Cuando creías tener...?
ABUELO.—¡Cáncer!...
BRICK.—Pues lo has disimulado muy bien.
ABUELO.—Una bestia puede aullar cuando ve que se acercan a matarla,
pero un hombre debe callarse. Las bestias tienen más ventajas que los
hombres. ¿Qué tal me sentaría un whisky?
BRICK.—Bien.
ABUELO.—Tú no sabes, hijo mío, cómo se ha despejado el horizonte para
mí desde esta tarde cuando he hablado con el doctor.
(BRICK  le alarga un vaso que el  ABUELO  vacía de un
trago.)
BRICK.—¿Te encuentras mejor?
ABUELO.—Sí. ¡Ahora respiro! Toda mi  vida ha sido como un puño
cerrado. Un puño que golpeaba, que aplastaba, que empujaba... Pero ahora
siento la necesidad de abrir las manos y tocar con ellas, dulcemente, todo lo
que antes no me era posible... ¡Quiero acariciar la vida con mis manos! (Eleva
las manos al aire como si quisiera acariciarlo.)  ¿Sabes en lo que estoy
pensando?
BRICK.—No. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  33
ABUELO.—En el placer...  Te extraña, ¿verdad?... Pues sí. Pienso en el
placer de acariciar a una mujer  joven... ¿Qué te parece? A mis  años y aún
siento el deseo de acariciar a las mujeres. He desperdiciado tantas ocasiones
durante estos años de esclavitud... ¿Y sabes por qué? Por escrúpulos... Por
conveniencias. Por eso, ahora, no debo perder un solo minuto de mi vida. La
sombra de la muerte me lo ha hecho comprender, y ahora que esa sombra ha
desaparecido...
BRICK.—¿Ha desaparecido?...
ABUELO.—...quiero divertirme. Durante cuarenta años he tenido que
soportar a tu madre por guardar las apariencias. Pero ahora...
(Se oye el teléfono.)
MADRE.—¿No oís el teléfono? Yo lo he oído desde el otro extremo de la
galería y...
ABUELO.—No tenías necesidad de pasar por aquí, para ir a contestar,
Ida.
(Sale la MADRE. Desde el pasillo llega su voz hablando
por teléfono.)
MADRE.—¿Sally?...
(BRICK se acerca cojeando a la puerta de la galería. El
ABUELO cortando sus carcajadas:).
ABUELO.—¿A dónde vas, Brick?
BRICK.—A respirar un poco de aire.
ABUELO.—Espera, aún no hemos terminado.
MADRE.—(Al teléfono.)  Sí... Sí, todos nos alegramos mucho de que
vengas, Sally. El abuelo, también. Sí... Sí; se alegrará mucho...
ABUELO.—¿Que me alegraré mucho?
MADRE.—Bueno, adiós Sally... ¡Adiós!...  (Entra en la habitación.) Era tu
hermana.
ABUELO.—Ya te dije que no quería que pasaras por aquí.
MADRE.—Ha llamado para decirme que le había preguntado a su doctor
lo que eran espasmos del píloro y que ya estaba más tranquila (Al ver la cara
del ABUELO.) Ya me voy... Ya me voy... ¡Qué prisa! (Antes de salir se acerca a
la cama para recoger el regalo de  BRICK.)  Pero dime que no pensabas las
cosas que me has dicho antes. ¡Han sido horribles! ¿Verdad que no las sentías?
Estoy segura de que no las sentías... ¡Adiós!
(Sale.)
ABUELO.—Cuando tu madre sale de una habitación y la veo de espaldas,
me olvido en seguida de su cara, pero cuando vuelve y la veo de nuevo, pienso
que sería preferible verla siempre de espaldas.
(Todo esto lo dice riéndose, con grandes carcajadas.
Desde fuera se oye la voz de la MADRE que pregunta:) La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  34
MADRE.—¿De qué os reís? ¡Decídmelo!
ABUELO.—No creo que te hiciera mucha  gracia, Ida. ¡Dios mío! ¿Cómo
podrá una persona llegar a ser tan cargante? Sí, hijo; ahora estoy dispuesto a
ser feliz, muy feliz, el tiempo que me quede de vida.  (Continúa riendo. Se
ahoga y empieza a toser. Se apoya en el hombro de su hijo y luego se levanta
vacilante y va hacia el bar para coger un vaso. Bebe y parece que se le calma
la tos. BRICK le mira con lástima y se levanta trabajosamente.) ¿Por qué estás
tan nervioso, Brick?
BRICK.—Estoy esperando algo que no acaba de llegar.
ABUELO.—¿El qué esperas?
BRICK.—El chasquido...
ABUELO.—¿Eh?
BRICK.—Una especie de chasquido que siento en la cabeza cuando ya he
bebido lo suficiente. Es lo único que me devuelve la paz...
ABUELO.—¿ Un chasquido?
BRICK.—Sí. Es automático, como si fuera...
ABUELO.—¿Como si fuera...?
BRICK.—...el de un interruptor que apagara la luz cegadora y ardiente del
día, e inundara mi ser, con la frescura y la calma de la noche. Sólo entonces,
consigo la serenidad que necesito.
(Mira tristemente a su padre.)
ABUELO.—(Con gesto de asombro se acerca a BRICK y le abraza.) ¡Dios
mío! ¡No sabía que fuera tan grave!  ¿Te das cuenta, Brick de que estás
alcoholizado?
BRICK.—Sí.
ABUELO.—Yo tengo la culpa, por haber dejado que las cosas llegaran a
este extremo.
BRICK.—Ahora ya lo sabes.
ABUELO.—No te vayas.
BRICK.—Pero, ¿no te das cuenta de que esta conversación, como tantas
otras, no va a conducirnos a nada?
ABUELO.—No importa. (Le quita la muleta y la arroja al otro extremo de
la habitación.) ¡Así no podrás andar!
BRICK.—Pero, puedo arrastrarme por el suelo...
ABUELO.—Quizá tengas que arrastrarte, pero será para salir de la
plantación. Y una vez fuera de ella estoy seguro que no tardarás mucho tiempo
en cometer una locura.
BRICK.—Tienes razón. No creo que tarde en llegar ese momento.
ABUELO.—¡Pues yo no quiero que llegue nunca! Hijo mío, cuando se deja
este mundo, es indefinidamente y con rumbo desconocido. Yo creí que me La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  35
había llegado ese momento... pero ahora que estoy seguro de mi propia
suerte, voy a ocuparme de la tuya. No te muevas.
BRICK.—¡Siempre dices que me tienes que hablar y, sin embargo, nunca
tienes nada que decirme!
ABUELO.—¿Llamas tú no tener nada que decir a que te asegure que voy
a seguir viviendo cuando, hasta hace un momento, me creía a dos pasos de la
muerte?
BRICK.—Parece que te has montado sobre el caballo de un tiovivo. Giras,
giras a toda velocidad sin saber cuándo vas a pararte.
ABUELO.—¡No te consiento que me des lecciones, estúpido!
(Dice esto mientras  le arranca  la muleta a BRICK. Éste
cae al suelo.)
BRICK.—¡Ay!
(Entra la MADRE muy excitada.)
MADRE.—¿Por qué gritáis de ese modo? ¿Qué ocurre?.
ABUELO.—¡Fuera de aquí! ¡Déjanos solos!
(La MADRE sale  sonriente  y gimoteando.)
BRICK.—(En voz baja.) ¡Dios mío!...
ABUELO.—Sí, ¡Dios mío! ¡Tú lo has dicho!...
BRICK.—Dame la muleta.
ABUELO.—(Tirando  la muleta  lejos  del alcance  de   BRICK.)  Antes
tendrás que decirme por qué bebes...
BRICK.—No lo sé...
ABUELO.—¡Contesta! ¿Por   qué   te   emborrachas   como   un cerdo?
BRICK.—¿Quieres hacerme el favor de darme la muleta?
ABUELO.—¡Contesta a mi pregunta! ¿Por qué desperdicias tu vida, como
si fuera algo repugnante que hubieras recogido de la calle?
BRICK.—(De rodillas.)  Papá, he pisado con el pie herido y me duele
mucho.
ABUELO.—¡Me alegro! Eso prueba que el  alcohol no te ha embrutecido
por completo.
BRICK.—Dame un vaso de whisky, lo necesito...
ABUELO.—Si contestas a mi pregunta, en seguida te serviré el whisky.
BRICK.—Quieres saber por qué bebo, ¿no es eso?
ABUELO.—Sí. ¿Por qué?
BRICK.—Dame un trago y te lo diré.
ABUELO.—Antes, habla...
BRICK.—Te lo diré con una sola palabra. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  36
ABUELO.—¿Qué palabra es esa?
BRICK.—¡Asco! (La campana del reloj de la chimenea suena dulcemente
otra vez. El ABUELO mira el reloj.) ...y ahora... ¿me das el whisky?
ABUELO.—¡Asco! ¿Qué  es  lo  que  te  da  asco? ¡Explícate mejor!...
BRICK.—Ya te lo he dicho. ¡Bebo para matar el asco que siento!
ABUELO.—¿Asco de qué?
BRICK.—(Avanza y  cae  en brazos de su padre.)  ¡Eres cruel, no tienes
compasión de mí! ¡Dame la muleta!
ABUELO.—(Sosteniéndole y hablando   dulce.)   Lamento   que me creas
cruel, Brick. ¿Tanta necesidad tienes de beber?
BRICK.—Más que eso...
ABUELO.—(Dándole golpes en  la  espalda para  consolarle.) Si te doy un
vaso de whisky ¿prometes contármelo todo?
BRICK.—Sí. Lo intentaré. (El ABUELO  llena un vaso y se lo alarga. Pausa
mientras BRICK bebe con ansiedad.) ¿Sabes qué es la mentira? 
ABUELO.—Creo que sí. ¿Te ha mentido alguien?
(Se oyen los gritos de los  niños: "¡Queremos ver al
abuelo, queremos ver al abuelo!")
GOOPER.—(Apareciendo en la puerta de la galería.)  ¡Padre, los niños te
están llamando, quieren verte!
ABUELO.—(Brutalmente.)¡Largo de aquí, Gooper!
GOOPER.— ¡Perdón! No creí que estorbase.
ABUELO.—¡Largo!  (Cerrando violentamente la  puerta en las narices de
GOOPER.) Bebe. ¿Quién te ha mentido? ¿Tu mujer?
BRICK.—No... Eso no me importaría.
ABUELO.—Entonces ¿quién te ha mentido?
BRICK.—No se trata de una sola persona, ni de una sola mentira. Son
muchas cosas juntas.
ABUELO.—(Arrancando el vaso de las manos de BRICK.) ¡Yo sí que podría
hablarte de la mentira! Piensa en las muchas que he tenido que soportar.
Piensa en toda esta comedia. Por ejemplo: fingir que quiero a tu madre,
cuando desde hace cuarenta años no puedo sufrir su presencia, ni el sonido de
su voz, ni el calor de su cuerpo. Fingir que quiero a Gooper, a la estúpida de su
mujer, y a sus cinco engendros y, sin embargo, nunca he podido soportarles.
(Un espasmo de tos le hace agarrarse el estómago y caer sentado en una silla.
Su voz es más ronca y profunda.) En cambio a ti, no sé por qué, te he querido
siempre. Sí, siempre. Tú y mi triunfo como plantador, sois las únicas
compensaciones que me ha dado la vida. Esa es la verdad. La única verdad.
No puedo explicarte el por qué; pero es así. Yo he vivido fingiendo siempre.
¿Por qué no haces tú lo mismo? Debemos contentarnos con eso, ya que no
existe otra cosa. Tienes que intentarlo, Brick. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  37
BRICK.—Sí. Existe otra cosa.
ABUELO.—¿Cuál?
BRICK.—(Vaciando el vaso de un trago.) ¡Esta!
ABUELO.—Eso no es vivir. Es evadirse, desperdiciar la vida.
BRICK.—(Bebiendo de nuevo.)  Pero es que yo quiero evadirme,
desperdiciar mi vida.
ABUELO.—Brick. Hace algún tiempo, cuando creí que me iba a morir,
pensé en ti. Si debía o no dejarte como único heredero de la plantación. Nunca
me llegué a decidir. Despreciaba a Gooper y a la estúpida de su mujer. ¿Por
qué tenía que regalar 14.000 hectáreas de terreno, las más ricas y fértiles de
todo el Delta, a unas personas que despreciaba? Pero por otro lado pensaba:
¿Por qué tengo que enriquecer, aunque lo quiera, a un imbécil embrutecido por
el alcohol? ¿Por qué he de dejárselo todo a una gente indigna de poseerlo?
BRICK.—Te comprendo, papá.
ABUELO.—Pues eres más inteligente que yo. Te confieso que yo, aún no
he conseguido tomar una decisión.  Por eso no he hecho testamento.
Afortunadamente ahora, ya no corre prisa. Ahora puedo esperar, y a ver si
logras recobrarte.
BRICK.—Haces bien. (Va hacia la galería.) Y ahora ¿por qué no salimos a
ver los fuegos artificiales que están quemando en tu honor?
(BRICK se apoya en la puerta de la galería. En el cielo se
ven brillar los relámpagos, verdes, rojos y amarillos de los
fuegos artificiales.)
ABUELO.—Espera un momento, Brick... (Su voz baja de tono; con cierta
timidez y podría decirse que de ternura.) Hoy no debemos pararnos aquí. Hoy
debemos abordar problemas serios.  Esos problemas que en nuestras
conversaciones anteriores hemos tratado de evitar, porque nos faltaba el valor
de afrontarlos.
BRICK.—¡Yo no te he mentido nunca!
ABUELO.—¿Y yo, te he mentido alguna vez?
BRICK.—No, pero jamás hemos hablado con sinceridad.
ABUELO.—Podemos hacerlo ahora.
BRICK.—No creo que nos quede mucho que decirnos.
ABUELO.—Vamos. Tú pretendes hacerme creer que bebes para matar en
ti el asco que te produce la mentira.
BRICK.—Pediste una razón y yo te la he dado.
ABUELO.—¿Y el alcohol es el único remedio?
BRICK.—Por ahora, sí.
ABUELO.—Pero no antes, ¿ verdad?
BRICK.—No, antes no. Antes era joven y tenía fe... Aún creía en algo. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  38
ABUELO.—¿En qué creías, Brick?
BRICK.—Ni siquiera lo sé. Creía simplemente. Confiaba en... algo.
ABUELO.—No sé lo que tú entiendes por creer o confiar en algo; Brick, si
aún te queda un mínimo deseo de vivir, te aconsejo que vuelvas a tu trabajo.
Reemprende tus actividades en la televisión...
BRICK.—¿Para qué? ¿Para tener que describir desde una cabina los
partidos en los que yo no puedo tomar parte?... ¿Para que me muera de
envidia viendo a mis compañeros olvidarse de todos sus problemas cuando
juegan, mientras yo me veo obligado a tener que recurrir a esto... (Levanta su
vaso.) para olvidarme de los míos?
ABUELO.—Tratas de justificarte. ¡Todo eso no son más que pretextos! ¡El
asco, la mentira... No lograrás convencerme!
BRICK.—Me has pedido una explicación.
ABUELO.—Pero no me la has dado. (Pausa.) Empezaste a beber cuando
murió tu amigo Skiper.
(Hay un silencio durante unos instantes, después BRICK
hace un movimiento brusco para alcanzar su muleta.)
BRICK.—¿Qué insinúas?
ABUELO.—Yo no insinúo nada. (BRICK se aleja cojeando hacia la galería,
pero el ABUELO  continúa hablando de prisa para que le oiga antes de salir.)
Pero Gooper y Edith sí han insinuado varias veces que existía algo raro en
vuestra...
BRICK.—(Parándose bruscamente.)  ¿Algo raro?...
ABUELO.—Sí. Algo fuera de lo normal en tu amistad con...
BRICK.—¿También ellos? Yo creí que solamente Maggie... (La indiferencia
que BRICK ha demostrado desde principio de la escena se ha roto; de su frente
ha empezado a manar un sudor frío, su respiración se ha vuelto fatigosa y su
voz se ha hecho más ronca. La escena ha cambiado completamente de cariz.
Ahora el ABUELO es el que aparece tranquilo y toda su fiereza se ha trasladado
a BRICK.) ¿Quién se ha atrevido a insinuar eso? ¿Tú, quizá?... ¿Quién más ha
pensado en esta casa que entre Skiper y yo?...
ABUELO.—¡Cálmate!...
BRICK.—¡Tú también lo crees! Por eso nos has destinado a Maggie y a mí
esta habitación. ¡La habitación de Jack Straw y Peter Ochello!...
ABUELO.—¡Deja a Straw y a Ochello tranquilos! Hijo, a lo largo de mi
vida, he visto muchas cosas... y estoy  en situación de poderlo comprender
todo. Cuando llegué aquí no poseía nada, ni siquiera mis zapatos tenían
suelas... Salté de un tren de mercancías a un kilómetro de aquí y me tumbé a
dormir en un carro de algodón. Estaba muerto de fatiga. Allí me encontraron
Straw y Ochello. Ellos fueron los que me dieron trabajo y me cuidaron como a
un hijo... Y así empezó todo. Cuando el  viejo Straw murió, Ochello dejó de
comer, como hacen los perros cuando pierden a su amo ¿comprendes? y murió
en poco tiempo. Con esto quiero decirte que puedo comprender que... La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  39
BRICK.—(Violentamente.)  ¡Skiper ha muerto, pero  yo no he dejado de
comer!
ABUELO.—No, no has dejado de comer. Pero empezaste a beber. 
(BRICK apoyándose en la muleta, da una vuelta rápida y
estrella el vaso que tiene en la mano contra la pared.)
BRICK.—¿Ves como también lo crees?...
ABUELO.—¡Shhhhhh!...  (Se oyen pasos en la galería y luego la voz de
una mujer que pregunta qué ha ocurrido. El ABUELO  se acerca a la puerta y
contesta:)  ¡No ha pasado nada! ¿Es que yo no puedo romper un vaso si
quiero?
BRICK.—(Muy violento.)  ¿Verdad que todos creéis en esta casa que
Skiper y yo éramos como Straw y Ochello?
ABUELO.—¡Cállate!
BRICK.—Es lo que pensáis todos...
(Cae de rodillas, sin notar el daño que se hace. Luego,
acercándose a la cama, se levanta trabajosamente.)
ABUELO.—(Dulcemente.)  ¡Dame tu mano!
BRICK.— ¡No! ¡No necesito tu mano!
ABUELO.—(Acercándose a él afectuosamente para ayudarle.)  Yo, en
cambio, sí necesito que tú me des la tuya. Estás sudando como si acabaras de
jugar un partido.
BRICK.—(Intentando liberarse levanta lentamente la cabeza.)  ¡Estoy
escandalizado! ¡Me horrorizas! ¡Me horrorizáis todos!  (Vuelve la espalda a su
padre.) Habláis todos tan a la ligera sobre  ciertas cosas que... prefiero irme.
Sí, quiero irme lejos de aquí, muy lejos...
ABUELO.—¿Adónde, Brick?
BRICK.—Donde sea, pero lejos... Donde no vuelva a veros más.
ABUELO.—Yo he vuelto hoy de un lugar  muy lejano. ¡Del reino de la
muerte! Ya no puede escandalizarme nada de cuanto vea ni cuanto oiga. (Se
adelanta hacia la galería y contempla el vacío.) Siempre he procurado crear un
vacío a mi alrededor. Un vacío que me aislara de la opinión del mundo. Y en mi
plantación no cultivé únicamente algodón, sino algo más hermoso: la
tolerancia.
BRICK.—(Se levanta y coge la muleta.) Entre Skiper y yo, no existía más
que una limpia y sincera amistad, hasta el día en que a Maggie se le metió en
la cabeza...
ABUELO.—Nadie ha pensado que....
BRICK.—¡Pues están en lo cierto! Nuestra amistad no debía ser normal,
porque era sincera... y la sinceridad, como has dicho antes, es tan difícil entre
dos personas, que nunca parece ser normal. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  40
(Se miran fijamente durante unos instantes. Se rompe
la tensión y se separan con aspecto cansado. Se oyen voces
desde abajo que llaman:  "¡Abuelo! ¡Padre! ¡Vamos a
encender el castillo de fuegos artificiales, baja!")
ABUELO.—¡No es posible que nos dejen tranquilos!  (Hay una pausa
violenta, al final de la cual el  ABUELO,  con un gran esfuerzo se atreve  a
preguntar:) ¿Por qué cometió Skiper aquella locura?...
(BRICK mira a su padre tristemente y como si le costara
un gran esfuerzo hablar empieza a hacerlo, después de
haber ido hacia el bar y coger una botella.)
BRICK.—Maggie pretende que cuando Skiper y yo dejamos la Universidad
para seguir jugando juntos como profesionales, era porque deseábamos seguir
siendo siempre dos adolescentes...  (Se acerca a la batería y mira como
obsesionado fuera del escenario, con la mirada perdida en el vacío, como si
viera todo lo que cuenta.)  Queríamos que duraran eternamente nuestras
entradas triunfales en el campo de deportes... Aquellos pases, que nadie podía
interceptar y que nos hicieron famosos... Y así lo hicimos. Durante una larga
temporada nos mantuvimos en primera  línea, a fuerza de entrenamientos y
compenetración... Sí, pero aquel verano, Maggie me puso en el dilema de
elegir. Me dijo: "Ahora o nunca"... y nos casamos y fuimos muy felices. Maggie
nos acompañaba a todas partes. Era la gran animadora del equipo. Parece que
la estoy viendo: llevaba una gorra y una chaqueta de ante rojo ¡Enloquecía a
los muchachos! Se pasaba el día organizando bailes y banquetes para celebrar
nuestras victorias o nuestros fracasos.  ¡Le daba igual! Todos la llamaban
"Maggie, La Gata".
ABUELO.—¿Pero por qué se mató Skiper?... ¿Por qué, desde su muerte,
bebes y bebes sin cesar?...
BRICK.— ¡Tú lo has querido! ¡Por fin  lo vas a saber todo! ¡Llama a
Maggie! Vamos. Llámala.
(El ABUELO  le mira fijamente. Luego se decide. Se dirige a la puerta, la
abre y llama:)
ABUELO.—¡Maggie!... ¡Maggie!...
(Aparece  MARGARET  a  la puerta. Mira extrañada al
ABUELO,  luego a  BRICK.  Éste se vuelve de espaldas. El
ABUELO  le hace un gesto para que entre, después cierra la
puerta.)
Maggie, quiero saber lo ocurrido entre tú y Skiper.
(MARGARET  sorprendida, mira fijamente a  BRICK y
vacila.)
MARGARET.—Pues...
BRICK.—(Desafiante.) -¡La verdad, Maggie, toda la verdad! La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  41
MARGARET.—¿Toda la verdad?... Pues bien. Yo no quería a Skiper. No;
no me gustaba. Desde el primer momento se opuso a nuestro matrimonio...
Luego intentó separarte de mí por todos los medios...
BRICK.—Estás mintiendo, Maggie!
MARGARET.—Llegué a sentirme entre ellos como una intrusa... Sólo
vivían para el deporte.
BRICK.—Planeábamos una nueva táctica...
MARGARET.—Era Skiper quien la planeaba, no tú. Tú tuviste que
organizar el equipo porque Skiper era incapaz de hacerlo.
BRICK.—¡Tú le odiabas porque te había dejado al margen! ¡Admítelo!
MARGARET.—Sí, le odiaba, no porque me hubiera dejado al margen, sino
porque intentaba separarme de ti.
BRICK.—Por eso le obligaste a beber y fuiste a su habitación aquella
noche después del partido.
(Están el uno frente al otro.)
ABUELO.—Brick no jugó ese partido en  Chicago. Recuerdo que estaba
herido en el hospital.
MARGARET.—Sí, por eso Skiper se encontró solo en el campo aquella
tarde. No sabía qué hacer. En la ofensiva fue un estorbo y en la defensa... un
cobarde. El Chicago ganó por 47, y el Dixie Star, sin Brick, no marcó ningún
tanto. Skiper se dio cuenta de su fracaso... Tú también viste el partido por la
televisión y comprendiste lo que había ocurrido.
BRICK.—Sí, pero no vi lo que ocurrió después entre Skiper y tú en la
habitación del hotel.
ABUELO.—¿Fuiste a la habitación de Skiper, Maggie?
MARGARET.—Sí. Habíamos estado bebiendo  toda la noche. Al amanecer
fuimos a ver la salida del sol a la orilla del lago. Me contó sus proyectos: que
pensaba irse contigo a Sud-América, pero lo que intentaba era alejarte de mi
vida, separarte de mí. Me odió siempre, a pesar de sus amables sonrisas.
Entonces fue cuando le dije: "Skiper, si sientes algo inconfesable por mi
marido será mejor para los tres que no vuelvas a verle más". Me miró
horrorizado y salió corriendo hacia el hotel. Yo le seguí, llamé a su habitación y
dentro... me besó; intentó demostrarme  que me amaba, ¡pero fracasó! Fue
una tentativa lamentable. Entonces descubrí la clase de amistad que sentía por
Brick. ¡Todo era una gran mentira!
BRICK.—¡No trates de justificarte, Maggie!
MARGARET.—No, no trato de justificarme. Yo sólo intentaba recuperar a
mi marido y no sabía qué hacer para lograrlo. ¡Hubiera sido capaz de cualquier
locura! Eso fue únicamente lo que ocurrió... Después sentí pánico. Comprendí
que aquella noche me había expuesto a perderte para siempre. ¡Para siempre!
Esa es toda la verdad. Sin embargo,  de todos modos, te he perdido para
siempre. Para siempre. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  42
(Sale y cierra la puerta tras ella. Durante unos segundos
reina un gran silencio en la habitación.)
BRICK.—¿Estás satisfecho?
ABUELO.—¿Y tú?
(El  ABUELO  ha escuchado serenamente toda la
explicación de MARGARET, mirando fijamente a BRICK.)
BRICK.—¿Yo?
ABUELO.—Sí. ¿Estás seguro de que no hubo algo más? Skiper se tiró por
la ventana, media hora después de salir Maggie de su habitación, ¿Qué ocurrió
en esos treinta minutos?
(Se oye sonar el teléfono del hall.  BRICK  vuelve la
cabeza rápidamente, como si recordara algo.)
BRICK.—Me llamó por teléfono. Se encontraba completamente borracho y
trató, con palabras incoherentes y frases entrecortadas, de revelarme algo...
que siempre había sentido por mí, pero yo colgué el teléfono.
ABUELO.—¿Colgaste?
BRICK.—Sí... Y esa fue la última vez que oí su voz.
(En el hall alguien ha descolgado el teléfono y contesta
con una voz que no se puede distinguir si es de hombre o de
mujer.)
ABUELO.—Pero... ¡tú le dirías algo antes de colgar! ¡Una palabra,
cualquier cosa!...
BRICK.—¿Qué podía decirle?
ABUELO.—No importa... algo.
BRICK.—No; no le dije nada... ¿Por qué le abandonaría en aquellos
momentos? Fui yo el que empujó a Skiper fuera de la ventana. ¡Yo le maté, no
Maggie!... Yo le maté al colgar el teléfono, y por eso es por lo que me
emborracho.
(El ABUELO le coge y le obliga a sentarse de nuevo.)
ABUELO.—¡Tú no mataste a Skiper, Brick! ¡Fue él quien se mató! Tienes
razón para estar asqueado, pero es contigo mismo, no por culpa de Skiper...
¿Ves como siguiendo el rastro se llega a la verdad? ¿Esa verdad que tanto asco
te producía y que intentabas olvidar bebiendo? ¡No sigas engañándote, Brick!
Ese asco que sientes no es de los demás, sino de ti mismo, porque no tuviste
el valor de afrontar la verdad a su lado.
BRICK.—¡Pero padre, yo soy normal, se trataba de su verdad, no de la
mía!
ABUELO.—De acuerdo; se trataba de su verdad, pero tú no fuiste capaz
de afrontarla con él... ¡De ayudarle!
BRICK.—¿Y quién es capaz de hacer frente a la verdad? ¿Tú acaso? La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  43
ABUELO.—Sí. Yo he sabido hacer frente a todos los peligros. Esa ha sido
mi fuerza. Tú, en cambio, tratando de  huir de la verdad te has comportado
como un cobarde.
BRICK.—¿Estás seguro de que eres tan fuerte como para hacer frente a
la verdad, incluso a la más cruel?... ¿Y si yo te dijera que esta noche celebras
tu último cumpleaños y que ya no volverás a celebrar otro? (La persona que ha
contestado al teléfono y que ha seguido hablando durante toda esta escena, da
un salto y se la oye decir claramente: "No, no; todo eso es falso. Debe ser un
error". BRICK  ha callado de pronto al darse cuenta de que acaba de hacerle
una terrible revelación a su padre.  Da unos pasos y habla sin atreverse a
mirarle.) ¡Vamos fuera! ¡En esta habitación se ahoga uno!
ABUELO.—(Acercándose   a   él  rápidamente   y   arrancándole la muleta
de la mano.) ¿Qué es lo que acabas de decir, Brick?
BRICK.—No sé; no recuerdo.
ABUELO.—Esta noche celebras tu último cumpleaños... y ya no volverás
a celebrar otro.
BRICK.—¡Padre, te ruego que salgamos! Han empezado los fuegos
artificiales.
ABUELO.—No. ¡Antes termina lo que has empezado a decir!... ¿Por qué
"éste es mi último cumpleaños y ya no podré celebrar ningún otro?"... ¡Es eso
lo que has dicho! ¿Verdad ?
BRICK.—¡Oh, terminemos de una vez! Deja la plantación en manos de
Gooper y Edith... ¡Yo lo único que te pido es...!
ABUELO.—¿Dejar la plantación? ¿Quién te ha dicho que tenga intención
de dejársela a Gooper... o a quien sea? ¡Aún me quedan quince o veinte años
de vida, y estoy dispuesto a sobrevivirte! ¡Yo te enterraré y seré yo quien
pague tus funerales de borracho!
BRICK.—¡Estoy seguro de eso, padre!... Ahora salgamos.
ABUELO.—¡Oh; acaso...! ¿Es que me han mentido? ¿Han descubierto...?
¿Cáncer?
BRICK.—¡Sólo con la mentira podemos vivir tranquilos! No escapamos de
ella más que con el alcohol... o con la muerte.  (Coge la muleta sin que el
ABUELO  haga nada por retenerle. Sale a la galería dejando la puerta abierta
tras él. Se oye una canción de los negros.)
EDITH.—(Apareciendo en la puerta.)  Papá, los negros cantan en su
honor. Baje usted.
ABUELO.—(Con voz atronadora.) ¡Brick! ¡Brick!
EDITH.—Está bebiendo en la galería.
ABUELO.—¡¡¡Brick!!! ¡Brick!
(EDITH retrocede asustada por la cólera del ABUELO. La
cara de éste está como la de un cadáver. Un relámpago La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  44
atraviesa el cielo. BRICK  reaparece en la puerta. Entra muy
despacio y seguro de sí.)
BRICK.—¡Lo siento! ¡Perdóname! Mi cabeza no rige y no comprendo por
qué a la gente le puede importar tanto vivir o morir. Quizá sea yo peor que los
demás porque a mí no me importa la  vida. Nosotros somos amigos ¿verdad
papá? Y la amistad consiste en decirse las verdades... Tú me dijiste la mía y yo
te he dicho la tuya.
ABUELO.— ¡Embusteros! ¡Embusteros! ¡Embusteros!
 
FIN DEL ACTO SEGUNDO
 
En España se representaba el segundo y tercero sin interrupción
y sin que cayera el telón ni se apagaran las luces.
 
 La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  45
 
Elizabeth Taylor (La Gata), Burl Ives (El Abuelo),
Judit Anderson (La Madre) y Madeleine Sherwood (Edith)
 
 
ACTO TERCERO
 
 
MARGARET.—(Entrando por la galería y dirigiéndose a  BRICK.) Brick,
¿qué ha ocurrido?
(Se oye la voz de  DIXIE  y  TRIXIE  disparando sus
imaginarias pistolas en la galería y a EDITH que les reprende,
ordenándoles que se callen.  Por la otra puerta entra
GOOPER, MÍSTER TOOKER y el DOCTOR BAUGH.)
EDITH.—(Entrando.) ¡Gooper, a ver si logras que se vayan a la cama!
GOOPER.—(Saliendo a la galería.)  ¡Vamos niños, vamos. Es hora de irse
a dormir!
(GOOPER y EDITH desaparecen.)
MARGARET.—¿Por qué daba esos gritos? ¿A quiénes llamaba
embusteros?
BRICK.—¡Yo no le he mentido! ¡Yo no he mentido a nadie! ¡A nadie más
que a mí mismo! Maggie, creo que ha llegado el momento de que me enviéis a
la Colina del Arco Iris.
MARGARET.—¡Preferiría morir antes de hacer eso!
(BRICK se dirige hacia la puerta pero ella le detiene.)
GOOPER.—(Desde la galería.) Edith ¿has visto a mamá?
EDITH.—(Ídem.) No, no la he visto.
(Entra.) La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  46
TOOKER.—(A EDITH.) Es muy tarde. Le ruego que me permita retirarme.
EDITH.—Aún no, mister Tooker. Ya sabe que le consideramos a usted
como de la familia, y necesitamos que esté aquí cuando el doctor le diga a
mamá la verdad. (A BRICK.) ¿Se ha ido a dormir el abuelo, Brick?
MARGARET.—Sí, está en su habitación.
GOOPER.—(Entrando y dirigiéndose a  EDITH.) ¿Dónde diablos se habrá
metido mamá?
EDITH.—¿No la encuentras?
GOOPER.—¡Creo que trata de eludir esta conversación!
EDITH.—Debe sospechar algo...
GOOPER.—(Llamando hacia afuera.) ¡Sookey, busca a mamá!
EDITH.—¡Pero procura que no te oiga el Abuelo!
GOOPER.—(Hablando hacia el jardín.) Sí, sí; descuida. ¡Lacey, mira a ver
si encuentras a mi madre por el jardín!
LACEY.—(Fuera.) ¡Está bien, señor! ¡Brigtby! ¡Busca a Madame Pollitt!
(Se oyen diversas voces en distintas direcciones que
llaman a ¡"Miss Ida" "Madame Pollitt"!)
MARGARET.—¡Brick, van a decirle a mamá toda la verdad! ¡Te
necesitará!
DOCTOR.—(A EDITH.) Va a ser muy doloroso...
EDITH.—Hay que cumplir con el deber, por muy doloroso que sea.
DOCTOR.—Me hago cargo.
TOOKER.—(Desde la galería.) ¡Ya viene!
GOOPER.—(Precipitándose hacia el vestíbulo.)  ¡Ha dado la vuelta por la
galería para ir a la habitación!
EDITH.—No  grites Gooper, ve a buscarla. ¡Eh, mamá! ¡Ven aquí un
momento!
(Sale  GOOPER  por la galería seguido por  TOOKER.  La
MADRE  entra por otra puerta con  un vaso de leche en la
mano. Pasa delante del DOCTOR que se vuelve sorprendido y
se dirige hacia EDITH que está en la galería.)
MADRE.—Ya estoy aquí. ¿Qué queréis? ¿Por qué esos gritos?
GOOPER.—(Entrando y dirigiéndose a su  MADRE.) Mamá, necesitamos
hablar seriamente contigo.
MADRE.—¿Seriamente?... Hace un momento he visto luz en la habitación
del abuelo. Iba a llevarle este vaso de leche, pero me ha cerrado la puerta en
las narices. Cuando un hombre y una mujer han vivido juntos durante tanto
tiempo, cualquier atención se convierte en un disgusto... ¿verdad?
(Se sienta.) La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  47
MARGARET.—(Abrazándola.) ¡Claro que es verdad!
(BRICK  va a salir por el vestíbulo en el momento que
entran por la misma puerta GOOPER  y  TOOKER. Cambia la
dirección y sale a la galería.)
MADRE.—A abuelo se le notaba muy fatigado esta noche. ¡Os quiere
tanto y estaba tan contento de teneros a todos a su alrededor!... Pero estas
reuniones son agotadoras para un hombre de su edad.
TOOKER.—Yo le he encontrado muy bien. Es un hombre extraordinario.
Sí, un hombre extraordinario.
MADRE.—(Dirigiéndose al mueble sobre el que deja el vaso.) ¡Y con qué
apetito ha cenado! ¡Ha comido como un negro de los campos de algodón!
(Se dirige a la galería para ver dónde está  BRICK.
MARGARET la sigue.)
GOOPER.—Es de esperar que no le pase nada.
MADRE.—(A GOOPER.) ¿Qué dices?
EDITH.—Gooper quiere decir que confía que no pase mala noche.
MADRE.—¡Cállate, Edith de una vez con  "Gooper quiere decir... Gooper
quiere decir!"... ¡Me aburres! ¿Por qué tiene que pasar una mala noche? ¡El
abuelo no tiene nada, y si ha comido con tanto apetito es buena señal! Se ha
quitado un gran peso de encima al saber que no estaba condenado a...
(La MADRE, emocionada, se balancea y está a punto de
desmayarse. MARGARET  corre a sostenerla. EDITH  también.
Entre las dos la ayudan a sentarse en el sofá. MARGARET se
sienta a los pies, en el suelo, y EDITH queda de pie tras ella.)
MARGARET.—¡Pobre abuelo!...
MADRE.—Sí, pobre abuelo...
BRICK.—(En la galería contemplando la luna.) ¡Oh, luna! ¡Te saludo y te
envidio por tu indiferencia y por la suerte que tienes de estar tan lejos!
MADRE.—¿Por qué no viene a mi lado?
MARGARET.—Ha salido a respirar un poco de aire fresco.
MADRE.—Maggie, dile que entre.
EDITH.—Sí, Maggie, haz entrar al hermanito pequeño, a ver si podemos
hablar de una vez.
(MARGARET se-levanta y va a buscar a BRICK que continúa en la galería.
BRICK sigue hablando a la luna.)
MARGARET.—Brick ¿qué haces?
BRICK.—¡Hablaba con la luna!
MARGARET.—¡Debes entrar, Brick!
BRICK.—No quiero presenciar esa escena tan desagradable. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  48
MADRE.—Dame un poco de agua. El humo de los fuegos artificiales me
ha mareado.
EDITH.—En seguida, mamá.
MARGARET.—(A BRICK.) Brick, Brick. Tu madre te necesita.
BRICK.—Ya te he dicho que no quiero presenciar...
MADRE.—¿Pero qué os ocurre? ¿Por qué tenéis todos esas caras?
GOOPER.—Esperamos que Brick y Maggie entren para empezar a hablar.
MARGARET.—(A BRICK.) Si no entras en seguida para estar al lado de tu
madre, en este momento ¿sabes lo que voy a hacer? Tiraré todas las botellas
al río.
MADRE.—¡Brick!
MARGARET.—¡Ahora va, mamá!
MADRE.—¿Pero qué pasa esta noche? ¡Jamás he notado una atmósfera
tan rara en esta casa! ¿Qué hacen Brick y Maggie en la galería?
GOOPER.—(Mirando hacia fuera.) Discutir, como de costumbre.
(MARGARET y BRICK se acercan a la puerta MR. TOOKER
se acerca al DOCTOR BAUGH.)
MADRE.—(Cogiendo una píldora de una cajita que lleva colgada de una
cadena en la muñeca.) Gooper, abre esa puerta para que haya un poco de
corriente. Aquí no se puede respirar en esta habitación.
(GOOPER va a obedecer, pero se cruza EDITH que lleva
el vaso de agua y le detiene. Luego se acerca a la MADRE
para entregarle el vaso de agua.)
EDITH.—Gooper, será mejor que cierres la puerta cuando terminemos de
hablar con mamá.
MADRE.—No me explico por qué.
(Toma la píldora y bebe un sorbo de agua.)
EDITH.—Es mejor no correr el riesgo de que nos oiga el abuelo.
MADRE.—(Devolviendo el vaso a EDITH.)  ¿Por qué, Edith? En esta casa
no se hablará de nada que no pueda oír el abuelo.  (EDITH  se levanta y va a
dejar el vaso sobre el bar. Luego se une al grupo de GOOPER, el DOCTOR y el
REVERENDO. BRICK  se acerca a la puerta de la galería.  BRICK  ha vuelto a
entrar en la habitación por la puerta situada detrás de la MADRE. Se acerca a
ella y le acaricia la cabeza con ternura.) ¡Aquí está mi pequeño!... ¡Mi Brick!
BRICK.—(A GOOPER.) ¿Has oído, Gooper?...
EDITH.—(Levantándose.) ¿Qué quieres decir?
BRICK.—Gooper me ha entendido, Edith.
(EDITH  se vuelve hacia  GOOPER. MARGARET,  que se
había parado en la puerta de la galería cuando entró BRICK,
entra a su vez ahora.) La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  49
MADRE.—(A BRICK.) ¡Me das mucha pena, hijo!
BRICK.—(Desde el bar, donde se está sirviendo whisky.)  ¡Lo siento,
mamá!  ¿Nadie quiere un trago? ¿Gooper, Doctor?
MARGARET.—Brick, siéntate, ven al lado de tu madre, cógele las manos.
BRICK.—Hazlo tú, Maggie, yo prefiero estar de pie.
(MARGARET  se sienta al lado de la MADRE. GOOPER en
una silla frente a ella. El  DOCTOR  BEAUGH  al lado de MR.
TOOKER.  Ha encendido un cigarrillo y empieza a fumar.
EDITH se dirige a la puerta de la galería. BRICK va cojeando
hacia la puerta del hall.)
MADRE.—¡No necesito que nadie coja mis manos! ¿Pero os habéis vuelto
locos? ¿Por qué me rodeáis todos? ¿Por qué me estáis mirando todos como si
tuviera la cara cubierta de sangre?... ¿Qué quiere decir todo esto?... ¿Me oís?
Os estoy preguntando.
GOOPER.—¡El doctor!..  (EDITH  se levanta.)  ¡Siéntate, Edith! (EDITH
vuelve a sentarse.) Doctor... debe usted decirle a mi madre la verdad sobre el
informe que hemos recibido hoy de la clínica.
(El DOCTOR se abrocha la chaqueta y se coloca frente al
grupo.)
MADRE.—Entonces... ¿me había ocultado usted algo?
DOCTOR.—Sí... es decir...
MADRE.—(Levantándose.) ¡Necesito saber ahora mismo de qué se trata!
(Se dirige hacia el grupo.) Si antes me ha mentido, quiero conocer la verdad
ahora mismo.
(EDITH  y  GOOPER,  MISTER  TOOKER  y el  DOCTOR  la
rodean.)
MARGARET.—(Llamando hacia fuera.) ¡Brick, Brick!
MADRE.—¿Qué es lo que ocurre? ¿Queréis decírmelo de una vez?
(La  MADRE  empuja y sacude al  DOCTOR  por los
hombros. Los demás siguen a su alrededor.)
DOCTOR.—Le aseguro que en mi vida he  visto un análisis tan perfecto
como el que le han hecho al abuelo en la Clínica de Oschner.
GOOPER.—Es una de las mejores clínicas del Estado.
EDITH.—¡La mejor, sin duda alguna!
DOCTOR.—Claro que ya antes de empezar a hacer los análisis estaba casi
seguro de...
MADRE.—Seguro ¿de qué?... ¿Seguro de qué?...
EDITH.—Tenga valor, tenga valor.
BRICK.—(Cantando en la galería.) By the light By the  ligth, of a silvery
moon... La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  50
GOOPER.—(Gritando.) ¡Cállate, Brick!
(Continúa cantando.)
DOCTOR.—Desgraciadamente el examen ha confirmado...
MADRE.—Pero usted nos dijo antes... al abuelo y a mí, que no tenía
nada... que sólo se trataba de unos espasmos...
EDITH.—Tenemos la obligación de...
GOOPER.—Edith, ¿dejas hablar al doctor?
MADRE.—...del píloro... debido a...
(TOOKER manda callar a todos.)
DOCTOR.—Siento mucho tenerle que decir que el resultado de los análisis
es positivo.
MADRE.—(Después de una pausa violenta.)  ¡Cáncer!... ¡No, no es
posible!...
(El  DOCTOR  afirma con la cabeza. La  MADRE  da un
gemido ahogado.)
GOOPER.—Tenías que saberlo.
EDITH.—Tiene usted que ser valiente.
MADRE.—(Empujando violentamente a EDITH  que iba a consolarla.)  ¡No
me toques, Edith! ¡No me toques! ¡Necesito a Brick! ¿Dónde está Brick?
¿Dónde está mi hijo?
GOOPER.—¡Aquí, mamá!
MADRE.—No te llamo a ti... Llamo a mi hijo.
GOOPER.—Entonces ¿yo qué soy?
EDITH.—Ya te ha dicho que "no te llama a ti"...
MADRE.—Yo necesito a Brick. ¡Brick, Brick!
MARGARET.—(Saliendo del estado de meditación en que ha permanecido
toda la escena.) Mamá, Brick está impresionado... y ha tenido que salir a la
galería a tomar un poco de aire fresco.
MADRE.—¡Brick!
MARGARET.—Mamá, escúcheme...
MADRE.—No, no. ¡Dejadme en paz! ¡Tú no!  (Se dirige a la galería
llamando a grandes voces.) ¡Brick!
GOOPER.—Mamá, yo también soy hijo tuyo, escúchame.
EDITH.—¡Gooper es el mayor!
MADRE.—¡Gooper nunca ha querido a su padre!
EDITH.—(Como si se hubiera escandalizado.) ¡Eso no es verdad!
MADRE.—Todo es mentira. ¡Tienen que haberse equivocado! Pero si no es
posible. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  51
TOOKER.—¡Cálmese!
GOOPER.—Tengo la impresión de que el abuelo sufre desde hace tiempo,
pero nunca ha querido confesarlo.
DOCTOR.—Es lo que hacen todos los enfermos. Disimulan sus
sufrimientos -porque se imaginan que de ese modo suprimen el mal. (BRICK
atraviesa la galería de izquierda a derecha. MARGARET  le contempla desde la
puerta y le vigila. Una pausa.) Otros enfermos me esperan... Si me necesitan
no tienen más que llamarme. ¡Tenga valor!
GOOPER.—Le acompaño.  (Acompañando al  DOCTOR  hasta la puerta.)
Doctor, le agradecemos mucho todo lo que ha hecho.
(Salen.)
MADRE.— ¡Maggie!
MARGARET.—(Acercándose a ella.) ¡Mamá!
MADRE.—Maggie, es preciso que Brick  deje de beber. Tienes que
ayudarnos al abuelo y a mí a devolverle la confianza en sí mismo.
EDITH.—El doctor tenía mucha prisa.
(Se lo dice a GOOPER que entra.)
GOOPER.—Sí, pero debió de ser menos brutal.
MADRE.—El abuelo se desesperará si Brick no se recobra y se hace cargo
de la dirección de...
EDITH.—(Que ha oído las últimas palabras.) Hacerse cargo ¿de qué?
MADRE.—(Sentándose en el sillón de mimbre. MARGARET se sitúa de pie
detrás de ella.) ...de la plantación.
GOOPER.—Mamá, has sufrido un gran golpe y...
EDITH.—Sí, todos hemos sufrido un golpe muy fuerte, pero...
GOOPER.—Seamos sensatos...
EDITH.—El abuelo no está tan loco como para... para dejar la
plantación...
GOOPER.—...en manos de un irresponsable.
MADRE.—El abuelo no va a dejar nada en manos de nadie, porque no se
va a morir. Meteos esto bien en la cabeza.
EDITH.—(Se sienta al lado de la MADRE. MARGARET  se dirige hacia la
puerta de la galería.) Mamá, escúchame. Todos somos optimistas y confiamos
en la voluntad de Dios, pero hay ciertas cosas que deben discutirse y hay que
arreglar urgentemente. Existe el peligro de... un desenlace inmediato.
GOOPER.—Edith, ¿quieres ir a buscar mi cartera a nuestra habitación?
EDITH.—¡Sí!
(Se levanta y sale.)
MARGARET.—(A BRICK que está en la galería.) ¿Les oyes? ¿Les oyes? La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  52
(Se acerca a  la puerta.)
GOOPER.—(De pie detrás de su MADRE.)  Lo que acabas de decir, no es
verdad, y tú lo sabes. A pesar de lo que haya podido parecer... yo siempre he
querido al abuelo. A mi manera, claro. Nunca me ha gustado hacer alarde de
mis sentimientos... Y estoy seguro de que él también siente un gran afecto por
mí, aunque tampoco lo haya demostrado.
EDITH.—(Entrando con una cartera.) Aquí tienes tu cartera.
(Se la entrega.)
GOOPER.—(Cogiéndola.) ¡Gracias, Edith! Desde  luego mis relaciones son
muy diferentes a las de Brick.
EDITH.—Tú tienes ocho años más que Brick y siempre has soportado más
responsabilidades que él... El pobre, no se ha ocupado más que de jugar al
golf... y de beber...
GOOPER.—Edith, por favor... déjame hablar a mí.
EDITH.—¡Perdona!
GOOPER.—Dirigir una  plantación de catorce mil hectáreas, es una gran
responsabilidad.
EDITH.—Y sin ayuda de nadie.
MADRE.—¡Pero si tú no has dirigido nunca la plantación, Gooper! ¿Qué
estás diciendo? Hablas como si tu padre estuviera ya muerto y enterrado.
¡Dirigir!... Tú no has hecho más que ayudarle en ciertas cuestiones
comerciales... cosa que no te ha impedido ejercer la carrera de abogado en
Memphis.
EDITH.—Debe usted ser justa con Gooper. Desde hace cinco años, es
decir, desde que el abuelo empezó a perder la salud, Gooper se ha consagrado
en cuerpo y alma a la plantación, y no  lo hizo porque fuera su deber, sino
que... lo hizo, eso es todo. Y durante  ese tiempo ¿qué es lo que ha hecho
Brick? ¡Vivir de sus glorias pasadas!
GOOPER.—(Poniendo una mano sobre la rodilla de  EDITH  para hacerla
callar.)  A los veintisiete años, Brick no  es más que un jugador de golf
fracasado.
MARGARET.—(Entrando.) Sabes muy bien que él no es un simple jugador
de golf sino un cronista deportivo de la televisión. ¡Y uno de los más cotizados!
EDITH.—(Interviniendo.) Hablaba de su pasado...
MARGARET.—¿Sí?... ¡Pues, te ruego que no vuelvas a criticar a mi
marido! Ni tú tampoco.
GOOPER.—Oye, Maggie, creo que tengo perfecto derecho a hablar de mi
hermano con otros miembros de mi "familia", de la cual tú no formas parte.
(Dice esto apuntándola con un dedo que ella retira de un manotazo). ¿Quieres
un consejo? Ve a emborracharte con tu querido marido en la galería y déjanos
en paz.
MARGARET.—Jamás he visto tanto odio acumulado contra un hermano.                 La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  53
GOOPER.—¿Y su odio hacia mí? Ni siquiera puede soportar el estar un
minuto en la misma habitación que yo.
MARGARET.—Gozáis desprestigiando a Brick, y lo hacéis, únicamente por
una de las cosas más repugnantes que existen en el mundo: ¡la avaricia!
MADRE.—¡Callaros! ¡Callaros! ¡Voy a explotar de un momento a otro si no
os calláis! Maggie, ven a mi lado.
MARGARET.—(Obedeciendo.) ¡Sí, mamá!
(GOOPER se dirige al bar.)
EDITH.—¡Qué conmovedora escena familiar! ¿Ya sabe usted, mamá, por
qué Maggie no tiene hijos? Porque el magnífico atleta de su marido no quiere
dormir con ella.
(Mira significativamente a GOOPER.)
GOOPER.—(Desde el bar.) Edith, ¿quieres dejarme solucionar este asunto
a mí solo? ¡Creo que tengo derecho! (Se acerca a la MADRE.) No sé si mi padre
me ha querido, me quiere o me querrá algún día. ¡No me importa! Lo único
que quiero es apelar al sentido común... ¡Hablemos francamente de una vez!...
(Mira hacia la puerta donde está BRICK.) He soportado siempre la predilección
que mi padre demostró por Brick desde el día que nació. Cualquiera que haya
visto la manera con que me trataba, habría creído que yo era un ser repulsivo.
(Se vuelve hacia su MADRE.) Pero ahora, lo único que pido, es un reparto de
bienes equitativo, y estoy dispuesto  a conseguirlo. Si no lo obtengo...
(Dirigiéndose a  MARGARET.)  Si vosotros tramáis una sucia maniobra a mis
espaldas, piensa que para algo soy  abogado... Apelaré a la Ley y sabré
proteger mis intereses.
(Se  oye un  trueno  lejano  y  el ruido  del viento entre
los árboles.)
BRICK.—(Entrando.) La tormenta se acerca.
GOOPER.—Mi querido hermano se digna unirse a nosotros.
EDITH.—(Irónica.) ¡Vaya... vaya!... ¡El gran atleta ha sido herido durante
un partido!
(Se oye un gran trueno.)
GOOPER.—Sí, sería jugando a los bolos.
EDITH.—O emborrachándose de whisky.
(Otro trueno.)
MARGARET.—(Lanzándose sobre EDITH y dándole una sonora bofetada.)
¡Cállate, Edith! ¡No te consiento que hables así de mi marido!
(EDITH se precipita sobre MARGARET y la abofetea, a su
vez. GOOPER  intenta separarlas. LACEY con un impermeable
atraviesa la galería corriendo.  Se oyen voces en distintos
planos.)
LACEY.—¡La tormenta! ¡Ya la tenemos encima! ¡Cerrad las puertas! La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  54
GOOPER.—(Asomándose a la galería.)  ¡Lacey, sube la capota de mi
coche!
LACEY.—(Desde fuera.) ¡Sí, mister Pollitt!
GOOPER.—Mamá, necesito estar hoy por  la mañana en Memphis para
defender el pleito de los Parker.
(EDITH,  sentada en la cama, saca violentamente los
papeles de la cartera.)
EDITH.—¡Aquí están los papeles!
GOOPER.—Por eso me veo obligado a abordar este asunto que...
EDITH.—...que es muy importante y urgente y que debemos resolver
cuanto antes.
GOOPER.—Si Brick estuviera sereno, también debería asistir a esta
conversación, pero se encuentra en un estado que... Así que su presencia sólo
será indispensable en el momento que exponga mi proyecto.
MARGARET.—Brick está presente, los dos estamos presentes.
GOOPER.—Bien, entonces. Mamá, quiero  que conozcas este acta que
hemos redactado mi jefe y yo.
MARGARET.—Conque se trataba de eso ¿eh? ¿Quieres apoderarte de
todo y quedarte como dueño absoluto de la plantación?
GOOPER.—La redactamos en cuanto conocimos el resultado de los
análisis. Nos asesoró el presidente del Banco de Plantadores del Delta del
Mississipí. Como sabes, es el Banco que administra el dinero de las principales
familias del Delta.
MADRE.—¡Gooper!
GOOPER.—¡Claro que no se trata de un proyecto definitivo! Es una base
de discusión. Un punto de partida que puede mejorarse...
(Mueve los papeles que tiene en la mano.)
MARGARET.—(Irónica.)  Sí, ya me figuro en qué sentido puede
mejorarse.
(Un relámpago ilumina, la  escena y se oyen nuevos
truenos cada vez más cerca.  La luz de la habitación
parpadea.)
EDITH.—Es un proyecto para impedir que  la mayor plantación del Delta
vaya a parar a manos de un irresponsable.
MADRE.—¡Callaros! Estoy harta de vuestras intrigas y vuestras maldades.
En cuanto a ti, Gooper, guarda inmediatamente esos papeles, si no quieres
que los tire al fuego. No sé, ni me interesa saber, lo que contienen, pero voy a
hablaros con el mismo lenguaje con que lo haría vuestro padre. Aún soy su
esposa. Fijaos bien en que he dicho su esposa, no su viuda. Ya lo sabéis.
GOOPER.—Mamá, lo que acabo de... La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  55
EDITH.—Se trata solamente de un proyecto.
MADRE.—Es posible, pero me niego a  conocerlo. ¡Proyectos, actas,
disposiciones! ¿Sabéis lo que contesto yo a todo eso? Que nadie tomará
decisiones en esta casa mientras viva en ella vuestro padre, y si por desgracia
le ocurriera algo, yo también tendré  derecho a opinar. Tendréis que contar
conmigo antes de hacer nada. Y os advierto que estoy decidida a probaros que
existo.
(Se oye un retumbar de un trueno fortísimo. El ruido de
cristales al romperse. Gritos de animales asustados. Llanto
de los niños. Ruidos de puertas que se cierran.  SOOKEY  y
LACEY corren de un lado para otro. Voces en distintos planos
que se contestan:  ¡La tormenta! ¡Ya está aquí la tormenta!
SOOKEY  atraviesa la galería con un montón de papeles
fuertes para tapar los muebles  que están en la terraza. La
tormenta aumenta en intensidad. EDITH sale a la galería.)
GOOPER.—(Se precipita, por otra puerta, también a la galería, y grita:)
¡Lacey! Lleva mi coche al garaje por si llueve.
LACEY.—¡No puedo, mister Pollitt; tiene usted las llaves!
GOOPER.—¡No, hombre, las  tienes tú!  (Sale corriendo. Vuelve a entrar
para llamar a EDITH.) Edith, ¿sabes dónde están las llaves del coche?
EDITH.—Te las guardaste en el bolsillo.
(Salen los dos. Se oye ladrar a los perros. Un canto de
negra que canta una canción de cuna para apaciguar a los
niños, se oye poco a poco la tormenta parece alejarse.
MARGARET se sienta en la cama. Disminuyen los ladridos de
los perros. Se oye la voz de EDITH sobre el canto de la negra
hablar dulcemente con los niños.)
MADRE.—¡Brick! ¡Ven ...te necesito!  (BRICK  se acerca a su  MADRE.  A
MARGARET:) Mírale, esta noche tiene el mismo aspecto de cuando era niño y
jugaba como un loco en la pradera que hay detrás de la casa. Yo le llamaba a
gritos, pero él se negaba a oírme y seguía jugando. Cuando al fin volvía a
casa, entraba sudando y con las mejillas enrojecidas por la excitación. (Se oye
un trueno lejano y el gemir de los niños.) ¡Qué de prisa pasa el tiempo! Nada
puede detenerlo. La muerte llega demasiado pronto... antes de que se haya
uno acostumbrado a vivir. Antes de que  se haya podido conocer la vida, se
encuentra uno cara a cara con la muerte. Debemos querernos y estar siempre
unidos. Muy unidos... sobre todo ahora  que una terrible desgracia se cierne
sobre nuestra casa.  (Se oye el aullido de un perro.)  ¡Oh, Brick! ¡Tu padre te
quiere tanto!... ¡Si pudieras hacer realidad el sueño de toda su vida! Si antes
de dejarnos, suponiendo que nos vaya  a dejar, le dieras un nieto que se
pareciera a ti, tanto como tú te pareces a él...
(Sigue aullando el perro.)
MARGARET.—Sí, esa ha sido siempre la ilusión del abuelo...
MADRE.—Su mayor deseo... ¡Brick, Brick, moriría más tranquilo! La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  56
ABUELO.—(Fuera.)  ¡Parece como si el viento se hubiera adueñado de
este lugar!
(LACEY atraviesa corriendo  la galería. Se le oye decir:)
LACEY.—¡Buenas noches, mister Pollitt!
(También se oyen las voces de BRIGTHY y SOOKEY que
dicen:)
Buenas noches abuelo Pollitt.
ABUELO.—(Fuera.)  ¡Lacey!  ¿La tormenta ha cruzado ya el río?
LACEY.—(Fuera.) ¡Sí, mi amo!
MARGARET.—(Asomándose a la galería.)  El abuelo está en la galería
hablando con los criados.
(La MADRE, al oír la voz del ABUELO  se ha levantado y
se dirige hacia el hall.)
MADRE.—No quiero que me vea así. Notaría que he llorado.
ABUELO.—(Fuera.) ¿Ha causado algún daño la tormenta?
SOOKEY.—(Fuera.) Sí mi amo. El viento se ha llevado el tejado de la casa
de la tía Croli.
ABUELO.—(Fuera.) Confío en que también se  la habrá llevado a ella. A
ver si hemos tenido suerte  y la perdemos de vista.  (Los criados ríen la
ocurrencia. El ABUELO aparece en la galería.) ¿Puedo entrar?
(Lo hace y coloca su cigarro en un cenicero en el
mueble-bar.  EDITH  y  GOOPER  aparecen por la puerta que
está detrás del ABUELO.)
MARGARET.—¿Te ha despertado la tormenta?
ABUELO.—¿A qué tormenta te refieres? ¿A la que se ha desencadenado
ahí fuera, o a la que ha estallado aquí dentro?
(GOOPER  trata de deslizarse hacia la cama para poder
recoger los papeles esparcidos sobre ella.)
GOOPER.—¡Perdóname, papá!
(EDITH intenta también pasar, pero el ABUELO coloca el
brazo para impedírselo. Luego la sujeta por la muñeca.)
ABUELO.—¡He oído muchas voces en esta  habitación! ¡Parecía como si
discutierais cosas muy importantes! ¿De qué se trataba?
EDITH.—(Aturdida.) Pues... de nada.
ABUELO.—(Apretando la muñeca de EDITH.) ¿Qué son esos papeles que
tratas de guardar en la cartera, Gooper?
GOOPER.—(Como si le hubieran cogido in fraganti.) ¿Te refieres a estos?
Pues... no son nada... nada de particular. La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  57
ABUELO.—¿Nada? ¿Estás seguro? ¡Me parece que es un nada muy
importante! (Hace como si husmeara el aire de la habitación.) ¿A qué huele en
esta habitación? ¿Quieres que te lo diga, Brick? La atmósfera está impregnada
de un olor penetrante... huele a hipocresía y avaricia.
BRICK.—Lo has adivinado, papá.
ABUELO.—(A EDITH, a quien sujeta aún.) Sí, es un olor que le ahoga a
uno. No nos deja respirar bien. Es algo repugnante.
(EDITH  se desprende de la mano del  ABUELO  e intenta
acercarse a GOOPER. Ambos van a salir, pero el ABUELO se vuelve
hacia ellos.)
¿Te has fijado, Gooper, que la falsedad y la avaricia despiden un olor tan
penetrante que ni la tormenta ha podido renovar la atmósfera de esta
habitación?
GOOPER.—No te entiendo.
ABUELO.—Edith sí que parece haberlo notado. ¿Verdad Edith, que es
sofocante?
EDITH.—No sé de qué me está usted hablando.
ABUELO.—¿De veras? ¡Pues huele a carroña! (Se oye llorar a la MADRE
en la galería.) ¿Qué le ocurre a esa mujer tan cargada de brillantes? ¡Eh! ¿Por
qué llora de ese modo?
MARGARET.—Se ha mareado un poco.
ABUELO.—Pues ten cuidado, Ida; eso es mala señal...
MARGARET.—(Va hacia el  ABUELO.)  ¡Brick! ¡Brick! Mira, tu padre lleva
puesto tu regalo. ¡Qué tela más suave!
ABUELO.—¡Como mi aniversario!... ¡Suave... dulce...! Sí, es el
aniversario de la dulzura.
(MARGARET  se arrodilla delante del  ABUELO.  Cuando
GOOPER  y  EDITH  hablan, la MADRE  les hace callar con un
gesto.)
GOOPER.—¡Maggie, es ridículo!
EDITH.—Pareces...
MARGARET.—¡Mira, Brick! Lleva puestas las babuchas que yo le he
regalado! Pero... todavía no te han hecho tu mejor regalo, y creo que ha
llegado el momento de ofrecértelo. ¡Tengo una gran noticia que darte!
EDITH y GOOPER.—¿Una noticia? ¿De qué se trata?
MARGARET.—¿No lo adivinas? ¡Tu deseo, se ha cumplido!... Voy a tener
un hijo... ¡Sí! Brick y yo vamos a tener un hijo... Es el mejor regalo que puedo
ofrecerte en este día.
ABUELO.—(Mirando a BRICK. La ayuda a levantarse suavemente. Luego
saca un cigarrillo del bolsillo del batín, le corta la punta con los dientes. Hace La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  58
todo esto mecánicamente, sin dejar de observar a  MARGARET.)  Sí, estoy
seguro de que esta mujer no ha mentido. Lleva otra vida dentro de ella.
MADRE.—¡La ilusión del abuelo! ¡El sueño de toda su vida!...
ABUELO.—(Radiante.)  ¡Gooper! ¡Gooper! Quiero ver al notario mañana
por la mañana.
(Se dirige hacia la puerta de la galería.)
BRICK.—¿Dónde vas?
ABUELO.—(Grave.)  Voy  a subir a la terraza para contemplar mi reino,
antes de abandonarlo... ¡Catorce mil hectáreas del terreno más fértil y rico de
todo el Delta del Mississipí! ¿Vienes conmigo, Ida?
(Sale por la galería.)
MADRE.—(Siguiéndole.) ¿Eh? ¿Me dejas ir contigo?
ABUELO.—¡Sí!
(Sale con él.)
EDITH.—¡Supongo que no irás a creerte ese cuento que nos ha contado
Maggie!
GOOPER.—¡Cállate, Edith!
EDITH.—¡No me da la gana! Sé muy bien lo que se propone con ese
cuento del "hijo".
GOOPER.—¡Te he dicho que te calles, Edith!
EDITH.—¡Esa mujer no está en estado!
GOOPER.—¿Y quién ha dicho que lo esté?
EDITH.—Ya lo has oído, ¡ella misma!...
GOOPER.—Tendremos que esperar a que lo asegure el doctor Baugh.
MARGARET.—(Que durante toda esta escena ha estado contemplándose
tranquilamente en el espejo, dice lo que sigue, sin volverse:) ¡Pero es que yo
no he ido a consultar con el doctor Baugh!
GOOPER.—(Acercándose a  MARGARET.)  Entonces... ¿con quién has
consultado?
MARGARET.—¡Con uno de los mejores especialistas de Memphis!
GOOPER.—Vaya, vaya, vaya... ¿Puedo saber su nombre?
MARGARET.—No creo que os importe.
EDITH.—(Acercándose a  MARGARET.)  No puede decirnos su nombre
porque, estoy segura, de que ese especialista no existe.
MARGARET.—¡Sí existe, Edith, igual que existe mi hijo... es decir, el hijo
de Brick! La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  59
EDITH.—¡No puedes tener un hijo de un hombre que tiene que
emborracharse continuamente para poderte aguantar. De un hombre que no
duerme contigo!
(GOOPER  se acerca también a  MARGARET.  Ésta se ha
dejado caer en la cama y esconde su cara en la almohada.)
GOOPER.—No trates de engañarnos, Maggie.
(EDITH se sienta a su lado.)
BRICK.—(Agarrándola de un brazo y levantándola, violentamente.)  ¡Ya
habéis oído lo que ha dicho nuestro padre; está mujer lleva otra vida dentro de
ella!
EDITH.—¡Eso es falso!
BRICK.—No, Edith, la vida tiene algo de furia, de pasión, de desesperado,
que la hace semejante a Maggie. Y ahora dejad de comportaros como si Brick
Pollitt fuera un ser vencido, o un pobre hombre. No. No soy tan fuerte come
Maggie, pero tened cuidado conmigo porque todavía estoy vivo y aún me
quedan fuerzas para echaros.
GOOPER.—(Cogiendo la cartera de encima de la cama.) ¡Muy bien! ¡Tú lo
has querido! ¡Vámonos, Edith! Dejemos a este par de tórtolos arrullándose en
su nido.
EDITH.—¡Embusteros!...
GOOPER.—¡Cállate, Edith! ¡Vámonos!
EDITH.—(Volviéndose desde la puerta antes de salir.) ¡Embusteros!...
GOOPER.—(Desde la puerta.)  Sólo tenemos que esperar... y...
esperaremos.
(Salen. A la salida de GOOPER, MARGARET  y BRICK  se
quedan mirándose fijamente.)
MARGARET.—¡Gracias, Brick! ¡Gracias por no haberme descubierto!
BRICK.—No hablemos más de eso, Maggie.
MARGARET.—¡Gracias!...
(Suenan doce campanadas en el reloj. BRICK se sirve un
vaso, lo bebe lentamente y lo vuelve a dejar sobre el bar. Su
expresión va cambiando poco  a poco. De pronto lanza un
profundo suspiro de satisfacción como si hubiera conseguido
algo que deseara vehementemente. Durante toda la escena
anterior se ha oído el canto de los trabajadores negros que
continuará hasta el final del acto.)
MARGARET.—(Al escuchar el suspiro de BRICK.) ¿Ha llegado lo que tanto
esperabas?  (BRICK,  sin contestar, sale a la galería para escuchar la canción
con una expresión de profundo agradecimiento.  MARGARET  le mira y duda
sobre lo que debe hacer. Luego apaga  las luces, se dirige al tocador y  se
contempla.)  Y ahora... valor, Maggie, la  gata. Nunca has tenido tanta
necesidad de ser valiente como en este momento. Tienes que aguantar hasta La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  60
el final. (Se dirige al bar, coge todas las botellas y va hacia la galería. Se oye
el ruido de las botellas al romperse contra el suelo. MARGARET entra de nuevo
jadeante y se enfrenta con BRICK.) ¡Ya está hecho! ¡Ya no tienes whisky, y yo
soy la única en toda la casa que puede ir a comprarte más!
BRICK.—Puedo mandar a Lacey.
MARGARET.—Le he prohibido que salga.
BRICK.—Entonces... iré yo mismo en el coche.
MARGARET.—Acuérdate que te retiraron el permiso de conducir. Si sales
llamaré a la policía para que te detengan.
(BRICK  coge una almohada de la cama y se dirige con
ella al sofá. MARGARET se la arranca de las manos.)
BRICK.—Déjala donde estaba.
MARGARET.—¡Esta noche no, Brick!
BRICK.—¡He dicho que la dejes, es ahí donde duermo!
MARGARET.—Esta noche ven a mi lado, por  favor, Brick... antes yo te
creía el más fuerte de los dos, y casi llegué a odiarte porque me dominabas.
Pero desde que empezaste a beber me di cuenta de que estaba equivocada.
Ahora soy yo la más fuerte y por eso te quiero más. (El va a dejar el vaso.) Y
aunque me rechaces no perderé las esperanzas. No existe nadie más resuelto
a salvarse que una gata sobre un tejado de zinc caliente...
BRICK.—(La mira.) ¡Eres admirable, Maggie!
MARGARET.—Brick, el deseo de vivir que has perdido sólo yo puedo
devolvértelo. Déjame coger tu mano, y  acariciarla así, suavemente, porque
quiero depositar en ella esa cosa maravillosa que dejabas escapar de entre tus
dedos: ¡tu propia vida! Antes le he mentido al abuelo, pero esa mentira aún
puede convertirse en realidad. Después, te prometo ir yo misma a buscar todo
el whisky que quieras. Y me emborracharé contigo para olvidar que la muerte
ha entrado en esta casa. A la muerte hay que contestarla con la vida. ¿Qué
dices a eso, Brick? Contéstame, amor mío! Contéstame.
BRICK.—(La mira, se levanta.) Voy a terminar por creerlo yo también.
(Empieza a oírse la  música. MARGARET  "La Gata" coge la almohada y
mirando fijamente a  BRICK  se dirige lentamente hacia la cama pasando por
detrás de él, que apenas se mueve. Deposita la almohada en la cabecera y se
sienta en el borde de la cama sin dejar de mirarle. Tiende los brazos hacia
BRICK. Éste lentamente empieza a andar, mirándola a su vez y tendiéndola los
brazos. Cuando sus manos van a tocarse  las luces se apagan, sube fuerte la
música y...
 
CAE EL TELÓN
 La gata sobre el tejado de zinc caliente  Tennessee Williams
  61